•   Quito, Ecuador  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ministros de Iberoamérica buscan dar “un salto cualitativo” en materia de Justicia con el impulso de un tratado para la transmisión de solicitudes electrónicas de información entre autoridades centrales, uno de los puntos que se abordan en una reunión internacional que se celebra desde ayer en Quito.

“Creo que esta plenaria constituirá un antes y un después” en los avances regionales para la mejora de la Justicia, dijo el secretario de la Conferencia de Ministros de Justicia de países Iberoamericanos (Comjib), Arkel Benítez, durante la inauguración de la asamblea del organismo, que concluirá este martes en la capital ecuatoriana.

La intención que guía a los Gobiernos participantes en este evento es combatir y enfrentar “los temas más complejos de la inseguridad y la injusticia en la región” utilizando “herramientas del siglo XXI” como ese tratado, que colocaría a esta zona del planeta al nivel de cualquier otra que haya logrado grandes avances en el área de la Justicia, destacó.

El secretario general adjunto de Asuntos Jurídicos de la ONU.

Miguel de Serpa Soares, quien asiste a las sesiones de trabajo, señaló los avances de los países de Iberoamérica en la implementación de una justicia accesible para todos y en el cumplimiento de la agenda hasta 2030.

Esta organización tiene su sede en Madrid y está conformada por delegaciones de Ecuador, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

Sus integrantes participan en reuniones plenarias cada dos años, y las decisiones mancomunadas se adoptan por una comisión delegada compuesta por cinco países designados en el pleno.