•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Presidencia de la República envió a la Asamblea Nacional una iniciativa de reforma a Ley Especial para el Fomento de la Construcción de Viviendas y Acceso a la Vivienda de Interés Social (Ley 677) estableciendo que la aceptación del trabajador de aplicar al régimen especial del descuento automático de planilla de cuotas de pago será irrevocable.

El Artículo 79 de la Ley 677 mantendrá el carácter voluntario para aplicar el descuento automático desde planilla con respecto a las cuotas de pago de créditos hipotecarios para vivienda, pero la propuesta de reforma estipula que una vez que el trabajador acepte la inclusión a este régimen, esta decisión será irrevocable. Es así que si el empleado cambia de lugar de trabajo, en su nuevo centro laboral deberán mantener de planilla el descuento automático de la cuota por el pago del crédito hipotecario. 

El Artículo 79 indicará que el trabajador deberá manifestar por escrito su autorización para acoplarse a este régimen, decisión que será irrevocable. 

“Esta autorización deberá ser notificada al empleador por el empleado o por el acreedor hipotecario debidamente autorizado por el deudor”, dice el nuevo contenido de este acápite.

La propuesta sostiene que el empleador, una vez  autorizado, “queda obligado a descontar del salario del empleado o servidor público, las suma de amortización del crédito hipotecario, dicha suma debe deducirse del ingreso neto del trabajador, reflejado después de aplicarle las respectivas deducciones de seguridad social, impuesto sobre la renta y —se agrega en el Artículo 80— la deducción por pensión de alimentos”.   

La propuesta de reforma también modifica los artículos 78, 80, 81 y 84 de esta ley. En el Artículo 78 se propone establecer que las instituciones financieras  que trabajan con este régimen de descuento automático, son “instituciones financieras reguladas”. Actualmente no se refleja de esta manera. 

Eliminan multas para empleadores

La iniciativa establece eliminar las multas para los empleadores.  Actualmente en el Artículo 81 establece que “los empleadores, por medio de su área financiera deberán enterar, en un plazo no mayor de cinco días hábiles contados a partir del día de pago, la cuota correspondiente al descuento de planilla para el abono a la institución financiera, so pena de pago de un recargo a costa del empleador del medio punto porcentual sobre el mismo. Este recargo será a favor del Invur para el desarrollo de sus funciones rectoras en la materia”, pero la reforma elimina este párrafo. 

No obstante, se deja claro que “los empleadores están obligados a enterar en un plazo no mayor de cinco días hábiles contados  a partir del día de pago del salario, la cuota correspondiente al descuento de planilla para el abono a la institución financiera regulada”. Además, se dicta que el empleador será solidario y “responsable frente al acreedor por el pago de las cuotas en concepto de créditos de vivienda que omitió deducir y/o enterar”.

También, “el empleador se convierte en depositario de las sumas retenidas en concepto de cuotas frente al acreedor hipotecario y de las sumas que deba retener mientras el empleado labore para este y subsista la obligación de crédito”, dice el texto de la reforma. 

Actualmente el Artículo 84, referido a las multas, dice que el empleador que se niegue a “realizar las deducciones salariales” —una vez que el trabajador aceptó aplicar al régimen especial de descuento automático de planilla—, se le aplica una multa de hasta cuatro veces el salario mínimo, pero la reforma establece eliminar esta disposición.    

El nuevo párrafo para este articulo dice que “si el deudor del crédito hipotecario cambia de trabajo luego de iniciado el descuento, el nuevo empleador está obligado a proseguir con el descuento por la suma estipulada. Esta autorización de descuento deberá ser notificada al empleador por el empleado o a falta de ello, por el acreedor hipotecario que sea la institución financiera regulada”.

Cadur apoyó reforma 

Según Héctor Lacayo, presidente de la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (Cadur), la iniciativa presentada ante la Asamblea Nacional para reformar la Ley 677 fue dirigida por la Asociación de Bancos Privados de Nicaragua (Asobanp), pero también la apoyó Cadur.

 “La iniciativa fue apoyada por la banca general (Asobanp), pero nosotros (Cadur) también estuvimos ahí”, explicó Lacayo. 

Lacayo aclaró que el descuento que los empleadores realizarían en la planilla de los trabajadores será voluntario, es decir, autorizado por las personas en el momento que buscan acceder a un crédito hipotecario para comprar una vivienda.

De acuerdo con el presidente de Cadur, lo que se busca con esta reforma es que la banca tenga seguridad y garantía que va a recuperar el capital entregado a los clientes. 

Lacayo explicó que habrá mayor confianza y disponibilidad de recursos para los asalariados.

“Se ha estado trabajando para obtener más recursos, esto ya lo estamos viendo y definitivamente eso (la reforma) permitirá que más familias obtengan su crédito por las políticas generales que tienen en los bancos” comentó. 

Lacayo también expuso que la iniciativa permitirá mayor colocación de viviendas y “facilitará los procesos específicamente en la aprobación, desde el momento que el cliente acepte que se le deduzcan los pagos. Esto viene siendo una facilitación de procedimientos, algo operativo”,  enfatizó el directivo de Cadur.

Por su parte, Juan Carlos Argüello, presidente de Asobanp, expresó que la iniciativa permitirá que los bancos tengan “una cartera más sana y mientras más sana esté la cartera, más dinero se va a destinar de parte del sector financiero para créditos de viviendas. Lo que es algo positivo”.  

Ambos representantes del sector privado coincidieron en que países como Costa Rica y Panamá han puesto en práctica este método y han sido “experiencias exitosas, con resultados muy positivos”.