•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los diputados de Nicaragua comenzaron hoy el trámite formal a una serie de reformas de ley propuestas por el presidente Daniel Ortega para aumentar los años de cárcel por los delitos de femicidio, violaciones y asesinatos.

La junta directiva del Poder Legislativo remitió hoy el proyecto de reforma a la Comisión de Justicia y Asuntos Jurídicos, la cual debe efectuar un proceso de consultas, emitir un dictamen y enviar el proyecto al plenario, para su discusión.

La diputada María Auxiliadora Martínez, presidenta de la Comisión de Justicia y Asuntos Jurídicos de la Asamblea Nacional, dijo hoy que la próxima semana comenzará el proceso de consultas a la iniciativa de forma al Código Penal, Ley 779 (que castiga la violencia contra las mujeres) y el Código Procesal Penal.

“Vamos a trabajar a partir de hoy en convocar para la próxima semana el proceso de consulta sobre esta reforma a la ley. Consultaremos a los (magistrados de la) Corte Suprema de Justicia, a la Policía Nacional, el Ministerio Público, la Procuraduría General de la República y a la empresa privada. El espíritu de la reforma tiene que ver con la protección que el Estado de Nicaragua da a la vida humana”, dijo la diputada Martínez, del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). 

Por su parte, el diputado Mauricio Orue, vicepresidente de la Comisión de Justicia, indicó que también  podrían consultar a quienes representan a los “litigantes o abogados, porque también integran al grupo de actores y operadores de la justicia en el país”.

“Hay que poner de alguna manera un  poco más de presión, un poco más de coerción,  las penas se están aumentando para que la ciudadanía pueda sentir mayor coerción de la ley”, valoró Orue, diputado de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN).

Mientras, Jimmy Blandón, miembro de la Comisión de Justicia, abogado penalista y legislador por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), argumentó que las reformas “tienen aspectos que restan la capacidad de los jueces para valorar cuándo debe haber una prisión preventiva para un acusado y también pone en entredicho la capacidad jurisdiccional de los tribunales fuera de Managua, que son aspectos que deben ser bien analizados”.

El paquete de reformas plantea que el delito de parricidio se castigará con penas de cárcel que van de 15 a 20 años de prisión.

por asesinato se impondrán penas de 20 a 25 años de prisión, pero cuando existan agravantes la condena será de hasta 30 años.

Además, por el delito de femicidio el proyecto aumenta en cinco años la sanción, es decir que el autor de este tipo de crímenes podrá pasar entre 25 y 30 años en prisión.

Cuando los delitos se consideran graves, el sospechoso se mantendrá en prisión preventiva hasta que se emita una sentencia, indica el proyecto de ley.