• |
  • |
  • END

El presidente Daniel Ortega, este fin de semana, volvió ha recurrir a la “mano alzada” de sus seguidores, con el fin, supuestamente, de tomar decisiones trascendentales para el país.

La vocera de la Coordinadora Civil, Luisa Molina, arremetió con duras críticas contra el mandatario, a quien le recordó que gobernar vía decretos con la venia de los miembros de sus partidos no es democracia directa, y mucho menos representativa.

Esa forma de gobernar de Ortega ni siquiera es original de él. Es una mala copia de la forma en que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se dirige a sus simpatizantes.

“Gobernando a partir de decretos y a partir de mano alzada en un acto público, donde sólo llegan afiliados a un partido político, eso no es democracia ni gobernabilidad”, apuntó.

Los problemas son otros

La dirigente de la sociedad civil le recordó a Ortega que los principales problemas de Nicaragua son otros, y no determinar si los costarricenses entran o no sin visa a nuestro país
“La delincuencia ha incrementado y miles de niños quedaron sin acceso a las escuelas, esos son los problemas que vemos los nicaragüenses. No se puede estar de manera partidaria a que si esto te gusta o no, todos debemos participar”, dijo.

Molina solicitó al mandatario que debe escuchar otras voces que no sean las de los seguidores de su partido.

“Consideramos que esa gente es invitada a un acto político y no fue invitada a legislar, porque le toca legislar a la Asamblea, para eso fueron electos los diputados”, agregó.

Debería promover plebiscito

Sostuvo que Nicaragua atraviesa una gran crisis social, política, económica y de gobernabilidad, pero el presidente está enfrascado en darle respuesta a los problemas de su interés y del interés de sus simpatizantes.

A las críticas de Molina, siguieron las del sociólogo y economista Cirilo Otero, quien afirmó que la práctica política de Ortega no es original de él, es una forma de gobernar de varios mandatarios, y últimamente la ha puesto de moda Hugo Chávez en Venezuela.

“Es algo que la sociedad en general debe ir criticando, debe pedir una participación más amplia… en todo caso, se debería promover el plebiscito o el referéndum para preguntar sobre determinado tema”, expresó.

Irving Larios, Vicepresidente de la Federación de Organismos no Gubernamentales, dijo que la mayoría de la población en Nicaragua es más de 5.5 millones de habitantes, pero en esos eventos políticos partidarios no hay mayorías.

“Podrán estar de acuerdo o no los que estaban en ese momento, pero no responden a la opinión de los nicaragüenses”, señaló.

Expresó que en el caso de las municipalidades, los espacios de concertación establecida por las leyes son los Comité de Desarrollo Municipal y no los Consejos del Poder Ciudadano, CPC.

“Hay que hacer una diferencia entre lo que se quiere y lo está establecido en las leyes, los CPC son estructuras partidarias, que se respeten las instancias que por la ley existen. Si queremos a los CPC, entonces que cambien las leyes”, dijo Larios.