• |
  • |
  • END

El presidente Daniel Ortega no pudo designar al vicepresidente Jaime Morales Carazo para que lo representara ayer en Costa Rica en la reunión con el vicepresidente de los Estados Unidos, Joseph Biden, puesto que este último se encontraba en Europa y retornó a Managua hasta la noche del domingo.

Morales Carazo dijo que estuvo en España e Italia, y después tuvo que cumplir unos compromisos ineludibles en México, además de que ayer lunes tenía un compromiso ineludible en Managua: ser testigo de honor del nacimiento de la Academia de Ciencias de Nicaragua.

En la reunión con Biden participaron cuatro de los seis presidentes de Centroamérica y el primer ministro de Belice, Dean Barrow. Se excusaron de asistir al encuentro los titulares de Honduras, Manuel Zelaya, y Daniel Ortega, de Nicaragua.

“Yo interpreto que pensaron”

“Yo interpreto que encontrándome fuera del país, posiblemente pensaron que yo continuaría con mi programa de trabajo, y estando ausente el Canciller, pues enviaron al vicecanciller Manuel Coronel Kautz, y cualquier otra cosa, son suspicacias o especulaciones”, dijo Morales Carazo.

“En múltiples oportunidades he representado al presidente Ortega en reuniones de alto nivel, y ésta es una lamentable pérdida de oportunidad de que yo lo hubiera representado y de haber sido solicitado”, añadió el vicemandatario.

Debió ser en Managua

Recordó que como Ortega es actualmente el presidente del SICA (Sistema de Integración Centroamericana), “lo protocolario es que esa reunión a la que asistió Biden, se hubiera gestionado para que se realizara en Nicaragua, pero si el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, hizo sus cabildeos para que fuese en su país, pues estaba en completa libertad de hacerlo”.

Dijo que también los presidentes de la región que no asistieron a la reunión en San José están en su derecho en no asistir a la cita con Biden.

Al ser consultado sobre las recientes declaraciones de Ortega con respecto a la cooperación internacional, que se debe tener dignidad, Morales Carazo manifestó que en eso debe “prevalecer siempre la dignidad, y no creo que ningún nicaragüense esté pensando en lo contrario”.