•  |
  •  |
  • END

A dos años del gobierno del presidente Daniel Ortega Saavedra, las dos terceras partes de la población (63 por ciento) consideran que Nicaragua “va por el camino equivocado”, así lo refleja el resultado del estudio realizado por la firma internacional CID-Gallup.

A la pregunta de: “En general y pensando en todo, ¿diría usted que el país va por el camino correcto o un camino equivocado?” A febrero de 2009, seis de cada diez ciudadanos cree que Nicaragua va por el camino equivocado. Cabe señalar que al comparar las respuestas a esta misma pregunta en diferentes períodos, a junio de 2008 alcanzó su punto máximo, cuando el 79 por ciento de los encuestados dio la misma contestación.

“Cuando Ortega asumió el poder el diez de enero de 2007 hubo un pequeño brote de esperanza en que Nicaragua ya iba a ir por la ruta correcta, mas esta posición rápidamente ha ido disminuyendo”, se señala en el estudio. En ese entonces, un 48 por ciento de los encuestados consideró que el país iba por el camino correcto; mientras que sólo un 17 por ciento opinaba que iba por el rumbo equivocado.

A medida que el tiempo avanzó, las cosas cambiaron radicalmente, pues en el período junio-octubre de 2007, entre el 57 y el 63 por ciento de la población señaló que Nicaragua iba por el camino equivocado. En ese mismo período la opinión favorable sobre el rumbo del país fue disminuyendo, pues entre el 31 y el 25 por ciento de los encuestados consideró que Nicaragua iba por el camino correcto.

En orden descendente, en junio de 2008 sólo un 14 por ciento de la población consultada por CID-Gallup opinó que el país avanzaba por el camino correcto. Éste es el nivel más bajo, pues a febrero de 2009 un 25 por ciento tiene esta misma opinión.

Más desesperanza

En general, los nicaragüenses no tienen esperanza de mejoría, particularmente porque la mayoría de los ciudadanos considera que el principal problema del país es la falta de empleo, y como segundo problema señala el desempleo.

Según los resultados de la encuesta, el 31 por ciento de la población ve como su principal problema la falta de empleo; y el 25 por ciento pone en segundo lugar el desempleo; es decir que para más de la mitad de los nicaragüenses los dos primeros problemas que enfrenta son la falta de empleo y el desempleo.

Para el 22 por ciento de los ciudadanos, su principal problema es el alto costo de la vida; mientras que para el 25 por ciento, es su segundo problema a enfrentar; le siguen en orden descendente la corrupción gubernamental; el crimen y la violencia; la falta de valores morales; el uso y tráfico de drogas, y la falta de servicios médicos.

Cuando de la familia se trata, los resultados son menos alentadores. “¿Cuál es la mayor preocupación que afronta usted y su familia en la actualidad?”, se preguntó a los encuestados por regiones. A febrero de 2009, en Managua, el 58 por ciento dijo que su principal preocupación la constituye el costo de cubrir las necesidades básicas y/o dinero insuficiente.

En las cabeceras departamentales esta misma preocupación alcanza al 68 por ciento de los encuestados; mientras que en el resto del país, al 62 por ciento de los encuestados le preocupa el costo de cubrir las necesidades básicas. A nivel de país, este porcentaje llega al 63 por ciento.

En orden descendente de porcentaje, las preocupaciones van en el sentido de que el jefe de familia u otro miembro no tiene trabajo; el futuro de los hijos; alto índice de criminalidad y violencia donde viven; pobres condiciones de la vivienda; la falta de servicio de agua potable; falta de atención médica adecuada, y la calidad de la educación que reciben los jóvenes no es buena.