•  |
  •  |
  • END

“¿Cuál fue mi misión para salvar el Departamental, el Municipal y la Alcaldía?, como me dijo René Martínez (en nombre de Lenín); Benedicto (en nombre de Lenín) y Lenín (que hablaba según me dijo él, por orden del Cro. Daniel y la Cra. Rosario).

Alterar códigos de las boletas.

Trasladar boletas de una JRV a otra.

Ingresar 31 impugnaciones nuestras y sacar las de los PLC.

Sacar las actas originales donde los PLC eran ganadores. (139 actas trabajé), dejando sólo las ganadoras nuestras.

“Sólo Dios y yo saben el gran esfuerzo que realicé con cinco días de desvelo, y no podía quedar mal porque tenía que cumplir misión al 100 por ciento y decretar el martes (11 de noviembre) a las 8:00 a.m. que habíamos ganado oficialmente el FSLN, y cumplí compañera Rosario al 101 por ciento. Yo la respeto muchísimo y la admiro, a la par de mi comandante Daniel, es mi lidereza por su entereza, valentía y sabia conducción del FSLN (sus escritos me fortalecen)”.

Aunque parezca sacado de un libreto de lo absurdo, de lo inverosímil, éstas son frases de “Manuelita”, sintetizando el fraude que realizó y dando gracias a Dios por su misión, que dedica con elogios providenciales a Daniel Ortega y a Rosario Murillo.

Pero sigamos en esta segunda entrega el hilo del relato de “Manuelita”, para la mejor ilustración de nuestros lectores sobre cómo marcha la escala de valores en la política nacional.

“Manuelita”:
“Yo quisiera ser yo”

Un par de fieros ojos rasgados y una astuta mirada parecieran desmenuzar en tan sólo un instante a quien se le ponga en frente. Por eso no sorprendería saber que su dueña es la polifacética, de amable y aguda voz, “Manuelita”, Nancys Lizeth Céspedes Rivera, quien tras perpetrar el fraude electoral en Juigalpa dio un vuelco total a su vida.

La extensa carta de 20 páginas de “Manuelita”, dirigida al presidente de la República, Daniel Ortega y a la primera dama, Rosario Murillo, el pasado 19 de diciembre, revela la situación de aislamiento en que se encuentra, los problemas de salud y el abandono de su partido, tras las amenazas de muerte que ha recibido de simpatizantes liberales.

Ella realizó el operativo del pasado diez de noviembre, cuando extrajo 90 actas de escrutinio e introdujo 31 impugnaciones en un área de archivo custodiada por los liberales que celebraban la victoria. Su operación resultó en el triunfo del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, en Juigalpa, que había sido aplastado por los liberales en los ocho municipios del departamento de Chontales.

Ex guerrillera

La misión tenía como requisito ser ejecutada por una mujer, pues entraría con mayor facilidad al área de archivos. El conocimiento y el valor necesarios estaban a la mano de Nancys Céspedes, teniente primera en retiro del Ejército Popular Sandinista, EPS.

En elecciones anteriores se le encomendaba obtener información de los demás partidos, y era capaz de introducir y sacar datos de las Juntas Receptoras de Votos, JRV. Cuenta Ramón Alberto Suárez González que en sus años de militancia en el Frente trabajó para logística electoral y conoció a “Manuelita” cuando ambos laboraban como profesionales del FSLN.

Esto significa que Nancys nunca olvidó sus habilidades de inteligencia y contrainteligencia militar. Los reclamos feroces e insultos de los liberales eran neutralizados por su capacidad de supervivencia y estrategias militares, tanto para tiempos de paz como de guerra, en la que fue entrenada antaño.

Relata ella misma en su carta que se jugaba la vida, pues los liberales estaban dispuestos a defender el voto y habían rodeado completamente el área de archivos. Basta con saber que el secretario político del FSLN en Chontales, Lenín Gutiérrez, llegó a rogarle la ejecución del comando, pues los más prominentes abogados sandinistas no se atrevían a hacerlo.

La promesa

Gutiérrez, según el escrito, aseguró a “Manuelita” que era una orden de Ortega y de Murillo, y que a cambio recibiría un buen premio, el mismo Gutiérrez se comprometería a recompensarla. En ese momento las autoridades departamentales del FSLN estaban en juego, pues habría consecuencias por la pérdida de todas las alcaldías, y principalmente por la de Juigalpa, la cabecera departamental, donde está el mayor electorado sandinista, pues el resto de Chontales es abrumadoramente liberal.

Vuelve al combate

A las 3:45 minutos de la madrugada del diez de noviembre de 2008, los liberales habían obtenido una resolución del Consejo Electoral Municipal, CEM, a su favor. En medio del furor del triunfo opositor en las calles, “Manuelita” aceptó, aun con prisa e incertidumbre, pero acostumbrada desde aquellos batallones de reserva y brigadas de infantería de combate o a aquella movilización de la 52 Brigada de Combate en Santo Tomás, Chontales, en los años ochenta.

Su habilidad para estar un paso adelante también la extrajo de sus años de experiencia y capacitación en el arte de la conspiración, y recuerda ella con heroísmo su participación en la Operación “Bertha”, aquel 14 de febrero de 1988, en un puesto de cambio en Múhan, Villa Sandino.

Una joya en el FSLN

De acuerdo con el currículo que describió “Manuelita” en la carta, se graduó como mejor alumna en la escuela de negocios internacionales, Incae, como Extensionista Empresarial en atención a la Pequeña y Mediana Empresa, PYME.

También fue la mejor alumna en un diplomado en Políticas Públicas, Género y Desarrollo Humano impartido en la Universidad Centroamericana, UCA. Además, trabajó en los años 80 legalizando cooperativas en Chontales con la Unión Nacional de Agricultores, UNAG, y con el Ministerio de Desarrollo Agropecuario y Reforma Agraria, Midinra.

Adicionalmente, en su partido participa en casi todas las organizaciones, es Secretaria de la Mujer en la zona siete y uno de Juigalpa, miembro de los Consejos del Poder Ciudadano, asambleísta municipal y quien lleva a cabo las elecciones primarias en Juigalpa. Su trabajo, días antes de las elecciones, era de Secretaria de Actuaciones del Juzgado Local de El Ayote.

Adiós a El Ayote

A ese municipio tal vez no regrese nunca, y si lo hace, tendrá que llevar los ojos bien abiertos, pues su vida está en peligro. Tras su actuación en las elecciones, ha recibido amenazas de muerte de parte de liberales, algunos de los cuales la sentenciaron que en el mismo instante que arribe a El Ayote, será ajusticiada.

Uno de los mensajes más claros fue un comentario de la representante legal, suplente municipal del PLC, Fátima Halleslevens, quien afirmó a un abogado sandinista que en El Ayote sólo esperan verla bajar del bus para “pelarla”. Halleslevens no lo niega. “Sí, yo hice ese comentario. Así es allá, así se trabaja”, dijo con tranquilidad.

Promesa incumplida

Después de las elecciones el premio anunciado nunca llegó y fue abandonada a su suerte. Según la carta, motorizados llegan por la madrugada y han intentado levantarle el zinc. También le advirtieron que en Navidad le llegaría un “regalito” muy malo.

En una de las última ocasiones que se le vio en Chontales, caminando libremente, un violento liberal la agarró a golpes. Según Halleslevens, varios tuvieron que quitársela para que no la maltratara más. En la carta sólo menciona del golpe en uno de sus brazos.

Hoy martes, siete de abril, cumple exactamente cinco meses sin trabajar, no llegará a El Ayote, y según los liberales, estaba de subsidio, pues se encuentra muy enferma. El ex candidato a alcalde por el PLC, Augusto Ayala, asegura que se le ve en el hospital o en la iglesia evangélica que ella visita, por lo demás no sale de su casa.

La “Manuelita” de antes

En ese escenario, “Manuelita” está de cierto modo confinada. Nada que ver con aquel pájaro libre y juguetón que parecía antes de las elecciones. Cuenta Federico Tablada, quien trabajó en el Centro de Cómputo Departamental por el PLC, que el rostro de “Manuelita” se mantenía siempre sonriente y con una imagen de felicidad, de una vida sin muchas preocupaciones. “Ella camina siempre sonriente, ‘Adiós amorcito’, es una palabra muy propia de ella, ‘Mi pipe’”, señala.

Su antiguo compañero Ramón Suárez asegura que es una mujer muy lúcida e inteligente; no duda en ningún momento de las capacidades de Nancys Céspedes, y que con sus allegados es una persona muy amistosa.

El pasado jueves llegamos a Juigalpa en busca de “Manuelita”, la suerte nos ayudó, y en la primera cuadra que preguntamos por ella, dieron información sobre su vivienda en el barrio Bello Amanecer. Los primeros datos que nos ofrecieron comprueban sus severos problemas económicos. “¿Conoce dónde vive ‘Manuelita’?”, preguntamos. “¿Por qué? ¿Les debe?, preguntó una vecina. “Esa señora no paga”, agregó.

“Manuelita” disfrazada
de ella misma
Al llegar preguntamos en la única vivienda que tenía las puertas abiertas. No era la de ella, pero una señora muy parecida quiso ocultarse, aunque reaccionó rápidamente y salió a enfrentarnos, preguntando para qué la queríamos y de dónde veníamos.

Interesada en la carta, le mostramos una parte, pero ella misma aseguró que eran más hojas y que se las enseñáramos. Le afirmé: “Pero por sus características creo que usted es ‘Manuelita’”. Ella lo negó con una sonrisa a medias. Entonces dijo que su nombre era Martha Larios, pero tras seguir dialogando sobre la solicitud de entrevista, le pedí nuevamente su nombre, y esta vez afirmó que se llamaba Martha Potoy. Ante tal incongruencia no tuvo respuesta, y se aferró a que no era “Manuelita”. Los vecinos se encargaron de confirmarlo.

En los minutos que conversamos con “Manuelita”, con nombre de Martha, pero disfrazada de ella misma, insistimos: “Es usted ‘Manuelita’, pero no quiere hablar con nosotros”. Entonces levantó su mano izquierda con una pulsera roja y negra y se apoyó en un lucio pilar de madera que sostenía la pared de ladrillos de esa casa, y dijo con una voz de tristeza: “No, yo quisiera ser yo”.

El sentimiento de Nancys Céspedes, quien si bien no quiso darnos declaraciones, podría ser el mismo que ella relata en su carta:
“Después que les entregué el triunfo en sus manos, el departamental en sus manos, no soy nada, una gata sin valor, hizo que yo hoy me sienta un papel sucio que se arruga y se bota a la basura cuando ya no sirve, bien estuviera en mi trabajo en El Ayote”, señaló en reclamos al Secretario Político del FSLN.

Un minuto después de irnos, tal como lo ha hecho en la mayor parte de los últimos cinco meses, entró a su casa vacía y cerró la puerta.

(En las dos primeras entregas hubo intervención de la Redacción Central)
Mañana:
T Las peticiones a Ortega de una casa y dinero
T El perdón y la protección pedida por “Manuelita”, según el candidato liberal Augusto Ayala
T Las promesas de los liberales por su declaración y cómo se filtró la carta de Nancys Céspedes