•  |
  •  |
  • END

ÚLTIMA ENTREGA

Las 20 páginas escritas rigurosamente en letra de carta por Nancys Lizeth Céspedes Rivera “Manuelita”, también fueron una gama de deseos navideños, a manera de carta al niño Dios, en la que solicitaba ayuda monetaria al presidente de la República, Daniel Ortega, y a la primera dama, Rosario Murillo. Los detalles sobre el fraude electoral como un acto heroico los acompaña con fuertes señalamientos a la estructura política del Frente Sandinista en Chontales y la implícita solicitud de ser nombrada secretaria política..

¿Pero cómo se hizo pública la carta? ¿Qué dicen desde el Frente Sandinista en Chontales? Una teoría es que la carta fue entregada a un jefe policial que estaría encargado de llevarla al Presidente de la República, pero resultó ser amigo del candidato a alcalde del PLC, Augusto Ayala, y le entregó el escrito.

Otra teoría es que la propia Nancys Céspedes Rivera “Manuelita” quiso tener registro de lo que escribía y sacó copias, pero en medio de su tensión olvidó el manuscrito original y en el sitio se encargaron de publicarlo.

Tras arrepentimiento pudo entregar la carta

La tercera teoría es la que se maneja sigilosamente en el PLC y es que la misma Nancys Céspedes entregó el documento a Ayala, luego de llegar a pedir disculpas y protección tras las amenazas de muerte y con la promesa de declarar sobre el asunto.

Pero la validez de la carta se sustenta además en la comparación de su firma y la completa similitud con el tipo de letra que ella misma hizo en el acta de escrutinio de la Junta Receptora de Votos 0291, ubicada en el barrio Loma Linda, donde funcionó como presidenta de mesa.

Adicionalmente, todos los detalles descritos por “Manuelita” fueron corroborados por fuentes vivas que ella menciona y que fueron testigos minuto a minuto de aquel comando en el que el FSLN arrebató la victoria al PLC anulando 29 JRV y echando a la basura 3 mil 899 votos liberales, según se desprende también de los resultados oficiales del CSE. Pues la resolución preliminar del Consejo Electoral Municipal, CEM, señala que sólo llevaban recursos 16 Juntas Receptoras de Votos y sólo seis estaban impugnadas. Tal cambio sólo se explica en el operativo de Céspedes.

Quisieron ocultar la carta

La famosa carta de “Manuelita” que está a partir de hoy disponible en la página web de EL NUEVO DIARIO, fue información que el secretario político del FSLN, Lenín Gutiérrez, quiso tener bajo su poder antes de ser pública, según relata Nancys en su escrito.

“Benedicto me visita a mi casa estando enferma yo y con tratamiento médico… y me regaña; quiere en nombre de Lenín que le entregue lo que yo envié por fax y me humilla (luego que me imploraba que era la única que podía realizar el trabajo) diciéndome que no le ande escribiendo a usted ni al comandante Daniel, que usted ni me conoce y que jamás leerán lo que les escribo, señala Nancys Céspedes.

Además, “Manuelita” revela problemas de conducción en el partido en el departamento de Chontales, según ella, la mala administración y la poca ayuda a los más pobres de su partido fue causa del “voto de hielo”, una información que ya manejaban desde las visitas casa a casa donde la gente les reclamaba.

“Sabíamos con anticipación del voto de hielo”

“Ambos ustedes (Ortega y Murillo) dicen una cosa y cuando llega hacia abajo, nuestros dirigentes departamental y municipal hacen otra cosa. Por eso, en Juigalpa, nuestro bastión dieron su ‘voto de hielo’ a Benedicto y nuestra fórmula y los dos ya lo sabían. Lo sabíamos nosotros como dirigentes FSLN con anticipación, porque la gente reclamaba a Benedicto en las visitas casa a casa, que se lucraban con trabajo y otras prebendas a los liberales y la gente nuestra disciplinada siempre era olvidada”, relató Céspedes.

Pidió ser secretaria política

“Manuelita” pidió a Murillo ser la secretaria política del FSLN en Chontales y cambiar a todos los dirigentes, pues habían tomado decisiones “erráticas” y no velaban por los más pobres. Según ella ha pedido ayuda a Gutiérrez y protección policial, pero no se la han garantizado. Con el cargo, Céspedes se aseguraría de no regresar a El Ayote.

También pidió una beca para su hijo que no ha concluido sus estudios universitarios. Pero su sueño, según ella, era la solicitud de dinero para comprar una casa e instalar una venta vigorosa. De esta forma pondría fin a sus años de vacas flacas, que no han sido siete sino toda su vida.

¡Principios danielistas  y chayistas!
“Le solicito compañera Rosario me ubique desde enero de 2009 en un cargo de dirección, de tal manera que no arrebate Lenín Gutiérrez mis principios danielista / chayistas… Regálenme mis jefes, comandante Daniel Ortega y compañera Rosario Murillo, estos regalos que les pido como un regalo de Navidad, que Dios los bendiga ¡Vamos hacia nuevas victorias!”, demandó Céspedes, agregando su número de teléfono y el de una cuenta de ahorro.

Llamamos al número de teléfono de “Manuelita”, después de varios intentos contestó nuestras llamadas y dijo que se encontraba muy enferma, con problemas de la presión y que no comentaría nada, acto seguido, colgó. Aunado a sus problemas de salud, están las deudas y las amenazas que penden sobre ella.

Pidió perdón a candidato liberal
Ante el rechazo de su partido que ahora, según algunos chontaleños la ha declarado como loca, el ex candidato liberal Augusto Ayala asegura que llegó a pedirle perdón por lo que había hecho, le dijo que como miembro de una iglesia evangélica sentía que le había fallado a Dios y le entregó dos documentos como prueba de lo que decía.

¿Sería la carta? Ayala lo niega e insistió en que fue un varón de alto rango, pero que no puede revelar la fuente porque lo podrían matar. Junto a la carta de “Manuelita” está otra carta de Ariel Bonilla, el anestesiólogo que le cuidó las espaldas mientras realizaba el operativo.

“Ella sentía que como miembro de una iglesia le había fallado a Dios, me habló mucho de sus cosas personales, pero en la parte política, dijo: “Aquí están estos dos documentos que prueban que estoy diciendo la verdad, además estoy viva y puedo contar y lo voy a contar en su momento”, afirma Ayala.

En dos ocasiones más se reunió con Ayala, esta vez pidió ayuda al PLC para que la trasladaran del juzgado de El Ayote al de Juigalpa, por las constantes amenazas de muerte.

“Ella llegó solita con sus pies a que le hiciéramos el volado de trasladarla del juzgado de El Ayote al de Juigalpa, para que no la mataran, eso es lo que pedía a cambio de las declaraciones en público, ella tiene un subsidio que se le termina en estos días”, aseguró Ayala.

PLC le ayudaría si declaraba

A Ayala en la primera semana de febrero se le vio declarando en el PLC junto al candidato liberal de Jinotega, German Zeledón, denunciando el fraude, pero ésa no era su misión, pues la razón del viaje a Managua era discutir el tema con la alta dirigencia del PLC, la que se comprometió a ayudar a “Manuelita”, pero al final Céspedes no quiso declarar. Fuentes liberales en Chontales que prefirieron el anonimato aseguraron que llevaron a Céspedes a una reunión con el ex presidente Arnoldo Alemán para llegar a un acuerdo.

¿Pero usted estaría dispuesto a ayudarla?, preguntamos a Ayala. “Yo creo que yo no soy funcionario de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, pero como ser humano para que no maten a una persona yo le ayudo, por lo menos haría la gestión”, respondió.

La carta de Ariel Bonilla

La otra carta de Ariel Bonilla es una solicitud para que le agilicen en la Corte su título de notario y de Protocolo así como ser nombrado juez en algún juzgado de Chontales o de la cuarta región, de donde es originario. El texto de muy pocos párrafos pareciera estar redactado por “Manuelita”, porque usa frases muy parecidas.

“Nancys sabe de la labor que realicé y cómo nos hizo propuestas el secretario político Lenín de que íbamos a ser premiados por el compañero Daniel Ortega Saavedra y por la compañera Rosario Murillo, si realizamos la labor a un 100 por ciento la cual le refiero orgulloso que se cumplió”, asegura Bonilla.

No supimos qué pasó con Bonilla, la ayuda solicitada a los liberales de parte de “Manuelita” fue a finales de enero, su solicitud al presidente Ortega no fue escuchada, pues para el dos de abril que la visitamos vivía en una casa alquilada y tal como ella cuenta en la carta, ahogada en deudas.

Los liberales no quisieron dar detalles de mayores ofrecimientos a “Manuelita, pero en su carta señala una oferta de tres millones de córdobas por revelar todo lo sucedido el nueve y 10 de noviembre de 2008. Ayala advierte que tiene pruebas todavía más contundente.

La casa, el dinero para su venta, la beca para su hijo y el cargo político parecen estar todavía más lejanos de “Manuelita”, quien tendrá que ser nuevamente capaz para salir ilesa de su adversidad al convertirse en el comodín de la verdad para liberales y el talón de Aquiles para sandinistas.