•  |
  •  |
  • END

El diputado por el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y primer secretario de la Asamblea Nacional, Wilfredo Navarro, acusó ayer a la directora general de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera Sacasa, de “legitimar las fuerzas paramilitares, conocidas como los Camisas Azules”, encargados de la seguridad personal del presidente Daniel Ortega.

Navarro advirtió el establecimiento de un “estado de anarquía” en el país, pues “cualquier grupo de personas podría constituir su propia seguridad personal, desconociendo así las facultades de la Policía Nacional”.

El directivo del Poder Legislativo también señaló que con sus declaraciones del pasado 20 de diciembre, en las que justificó la golpiza que los “Camisas Azules” le propinaron al periodista Jorge Loáisiga, “Granera deslegitima el trabajo policial, sobre todo, en materia de seguridad ciudadana”.

Pedirán comparecencia
“Son peligrosas las declaraciones de la primera comisionada Granera, porque la Policía Nacional no puede delegar sus funciones en grupos paramilitares, esto puede conllevar a la anarquía, porque otros grupos podrían formar sus propias fuerzas de seguridad privada”, expresó Navarro.

Navarro dijo que una vez que se reanude la labor parlamentaria, solicitará a los diputados miembros de la Comisión de Gobernación de la Asamblea Nacional, que le pidan un informe a la jefa policial, a fin de que aclare por qué la Policía avala a estas fuerzas de seguridad personal del mandatario nicaragüense.

“Hay mucho que explicar en toda esta situación, porque entonces, cualquier ciudadano o funcionario público va a poder armar su guardia pretoriana y vamos a caer en un estado total de anarquía”, insistió Navarro. La primera comisionada, Aminta Granera, justificó los hechos del pasado 19 de diciembre durante un acto oficial, argumentando que para ejercer la seguridad personal de los funcionarios públicos --en particular del presidente Daniel Ortega--, la Policía Nacional se auxilia de personas “que no necesariamente pertenecen orgánicamente a las estructuras policiales”.