•  |
  •  |
  • END

La necesidad de que Cuba vuelva a formar parte de la Organización de Estados Americanos, OEA, será uno de los puntos que varios países latinoamericanos llevarán a la Cumbre de las Américas a desarrollarse en Puerto España, Trinidad y Tobago, a partir de mañana 17 de abril.

Lo anterior fue expresado ayer por el vicepresidente de la República, Jaime Morales Carazo, al concluir una reunión con el presidente de la Real Academia de la Lengua Española, Víctor García de la Concha, quien dijo que ese planteamiento podría salir a relucir en la reunión que el presidente Barack Obama sostendrá con los mandatarios integrantes del SICA.

Además, no descartó que después de esa reunión entre Obama y los mandatarios integrantes del SICA, pueda producirse un encuentro bilateral entre Ortega y el mandatario estadounidense.

Morales Carazo dijo no creer que los países del SICA sean los que lleven la propuesta de que Cuba vuelva a reincorporarse al organismo hemisférico, sino que ese puede ser el sentir de la mayor parte de los mandatarios latinoamericanos que se reunirán en la cumbre de las Américas.

Reunión de vicepresidentes

“Hay muchos puntos de la agenda (que van a desarrollar los mandatarios), como los efectos que va a provocar la crisis financiera internacional, cuestiones ambientales, asuntos relacionados con la seguridad regional, financiamiento para paliar los efectos de la crisis, y uno de los temas que obviamente va a ser conversado es la reincorporación de Cuba e incluso el levantamiento de una serie de restricciones, como las anunciadas por el presidente Obama en la víspera de la cumbre”, dijo Morales Carazo.

Confirmó Morales Carazo que para la próxima semana viajará a Ciudad Antigua, Guatemala, a participar en una reunión de los vicepresidentes de América Central. Es la primera vez en muchos años que se van a reunir los vicemandatarios de la región. La reunión fue convocada por el vicepresidente de Guatemala, el doctor Rafael Espada, y los tópicos principales serán: transparencia y lucha contra la corrupción, “pero naturalmente se abordarán los efectos de la crisis económica financiera mundial”.