•  |
  •  |
  • END

El vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, Rafael Solís consideró -–cinco meses después de las elecciones municipales-- que el tribunal electoral debió permitir a los observadores electorales nacionales e internacionales para “dar confianza” al proceso electoral.

El magistrado orteguista, quien dio las declaraciones a un canal de televisión, dijo que varios recursos de amparo contra los resultados de las elecciones municipales llegaron al Poder Judicial para ser resueltos, pero consideró que “no son suficientes” como para revertir la proclamación de los electos y la victoria del FSLN.

Según Solís, “pudieron darse irregularidades en algunos lugares”, por lo que responsabilizó a los consejos electorales municipales y departamentales y no a los magistrados del Consejo Supremo Electoral.

El magistrado orteguista considera que en unos ocho meses deben darse nuevas componendas políticas con su contraparte pactista, el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, pues en ese tiempo se les vence el período a los magistrados del CSE.

“Habría que ver si el Frente Sandinista está dispuesto a reelegirlos o a hacer cambios, porque no tiene los 56 votos para lograrlo, tal como lo exige la Constitución Política”, agregó.

Buscan siete diputados

Consideró que si su partido no logra los votos necesarios en la Asamblea Nacional, aliado con el PLC, el país caería en una nueva crisis institucional sin magistrados en el Poder Electoral, en el Poder Judicial y en la Contraloría General de la República, en donde debe haber cambio o reelección de funcionarios.

Solís, quien es uno de los asesores políticos del presidente Daniel Ortega, dijo que el orteguismo busca siete diputados para hacer mayoría relativa, al recalcar que la prioridad de su partido son las reformas a la Constitución Política.

Dijo que a más tardar en el mes de noviembre de este año habrá intensas negociaciones con el PLC para “lograr esas reformas este mismo año, porque si no se hacen este año, ya no se hacen”.