•  |
  •  |
  • END

La presidenta del organismo Hagamos Democracia, María José Zamora, denunció ante organismos de la sociedad civil de Centroamérica, México y el Caribe, la persecución legal que ha promovido el gobierno de Daniel Ortega en contra de las organizaciones de la sociedad civil de Nicaragua.

Zamora expuso que la represión “legal” que se ha desatado contra las organizaciones de la sociedad civil y un probable proyecto de ley que condicionaría el apoyo de la cooperación externa hacia ésta.

Además, denunció que el fraude cometido en las elecciones municipales de noviembre de 2009, en al menos 44 municipalidades, entre ellas importantes cabeceras departamentales y la capital, hace inaceptables los resultados emitidos por el Consejo Supremo Electoral.

Reformas para repartirse el poder

Zamora expresó que en Nicaragua se cierne una reforma constitucional sin consultar al pueblo, cuya finalidad expresa es aprobar la reelección consecutiva y cambiar el sistema político presidencial a un sistema seudoparlamentario, el cual, a través de la figura de un primer ministro electo por los diputados, facilitaría la repartición del poder entre estos partidos, evitando el escrutinio popular.

Además, expresó la preocupación y alarma por la reducción paulatina de espacios de libertad de expresión que se registra en Nicaragua a raíz de una política de intolerancia generada por el gobierno del presidente Ortega

Alarmante retroceso
“A escasos dos años de haber iniciado este gobierno, Nicaragua ha vivido un acelerado y alarmante retroceso en democracia y gobernabilidad”, agregó en su ponencia.

Los representantes de la sociedad civil de Centroamérica, México y el Caribe se reunieron en Costa Rica. Cada país hizo una ponencia sobre la situación de la democracia en sus naciones. Los organismos son parte de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia

Eliminación de partidos
“Las violaciones a los derechos humanos, particularmente a los derechos civiles y políticos, como fue quitarle el partido ALN al candidato de la oposición, Eduardo Montealegre, y cancelar arbitrariamente a los partidos políticos MRS y PC, para eliminarlos de la contienda de las elecciones municipales de 2008, tuvieron su clímax en el más reciente y escandaloso acto en contra de la gobernabilidad y la democracia, que fue el fraude de las elecciones municipales de 2008”, agregó.

Zamora relató que producto de este fraude la sociedad civil ha salido pacíficamente a las calles a reclamar su derecho y ha sido reprimida con violencia por pandilleros contratados por el gobierno y miembros de los CPC. La Policía ha actuado parcializada sin controlar a los atacantes, como es su deber.

Agregó que las medidas de represión y amenazas a la ciudadanía tomadas por el gobierno, coinciden con las prácticas expresadas en el informe del Movimiento Mundial para la Democracia: “Muchos regímenes están imponiendo medidas de control a la sociedad civil bajo el pretexto de garantizar la seguridad, la estabilidad política y la no intervención en los asuntos internos del país”.