•  |
  •  |
  • END

El secretario del Arzobispo de Managua, padre Raúl Zamora, estimó ayer que siempre hay que aprovechar las oportunidades como la V Cumbre de las Américas, para buscar un incremento de la ayuda destinada a un país pobre como Nicaragua, en ocasión del discurso del presidente Daniel Ortega en Trinidad-Tobago.

Aunque el sacerdote evitó criticar directamente la alocución del presidente Ortega en ese encuentro de mandatarios, el padre Zamora expresó que “siempre hay que aprovechar estas reuniones para sumar en vez de restar y para trabajar por el bien del pueblo”.

“No tenemos el lujo, no tenemos petróleo, no podemos cortar relaciones con otros países, no podemos hacer discursos que causen que nuestros donantes se vayan”, consideró el sacerdote, al tiempo que exhortó a los gobernantes de Nicaragua a ser sabios y moderados en sus discursos.

La Cumbre de las Américas terminó ayer a mediodía con la firma de una declaración que países como Nicaragua y Venezuela se negaron por ahora a firmar, ya que estiman que no representa el momento político actual de la región.

Peligrosa presencia de extranjeros

Por otra parte, el vicario de la Catedral Metropolitana consideró muy peligroso para el país la presencia de extranjeros con antecedentes no muy claros como el ex primer ministro de Tailandia, Thaksin Shinawatra, fugitivo de la justicia en su país y recientemente nombrado por nuestro gobierno “embajador especial” en Asuntos de Inversión Extranjera.

“Es peligroso no escudriñar a aquellas personas que están ingresando en el país. Hay personas que incluso pueden ser terroristas o pueden tener antecedentes criminales y están entrando a Nicaragua”.

Zamora dijo que iba a orar por el presidente Ortega para que tenga discernimiento y sabiduría para tomar las decisiones correctas que beneficien y no perjudiquen la imagen de Nicaragua en el exterior.