• |
  • |
  • END

El diputado Agustín Jarquín Anaya reiteró ayer que las irregularidades que se cometieron en las elecciones municipales del 9 de noviembre de 2008, han provocado que los cooperantes internacionales opten por la retirada de Nicaragua.

“El Consejo Supremo Electoral no es la última palabra, no lo puede ser, cuando se vulneran los derechos de las personas o las entidades que están consagradas a la Constitución. La Corte Suprema de Justicia tiene que pronunciarse y están pendientes de hacerlo sobre los recursos que se han interpuesto sobre las decisiones que toma el Poder Electoral”, expresó Jarquín Anaya.

Indicó que los magistrados del CSE “no debieron cerrarse a la revisión de actas”, pues eso hubiese resuelto el gran problema pos electoral y “no nos hubiera hecho perder cooperación favorable para los nicaragüenses”.

Contra las reformas

Agregó que la posición de la Unión Demócrata Cristiana, UDC, es que la Constitución Política de Nicaragua no debe ser reformada para promover un sistema parlamentarista.

“Nosotros hablamos de una reforma para el sistema electoral, que tuvo resultados muy deficientes, muy criticables en la pasada elección”, agregó el aliado del orteguismo en la Asamblea Nacional.

Agregó que las reformas a la Ley Electoral recobrarían la confianza que “lamentablemente se demeritó en las pasadas elecciones municipales”.

Dijo que en caso de que vayan a promover el cambio de sistema político, antes debe ser consultado con la población a través de un referéndum.

Sostuvo que una de las razones que los cooperantes han esgrimido para retirar la cooperación, ha sido el fraude en las elecciones municipales.