•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) condicionó ayer el diálogo aceptado por el Gobierno, horas después de que el presidente Daniel Ortega reafirmara en un discurso televisado que estaba “completamente de acuerdo con retomar el diálogo” sobre las recientes reformas al Seguro Social.​

Fueron tres las condiciones que demandó el Cosep antes de iniciar cualquier negociación: “Cesar de inmediato la represión de la Policía Nacional y de las fuerzas de choque afines al Gobierno y garantizar el derecho a la movilización pacífica; liberar de forma inmediata a los ciudadanos detenidos por ejercer su derecho a expresarse libre y pacíficamente; y restablecer y garantizar la irrestricta libertad de prensa y expresión”.

La Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham) respaldó la posición del Cosep haciendo un llamado al Gobierno para que cumpla una serie de condiciones antes de establecer cualquier proceso de diálogo, incluyendo la garantía de la seguridad física de todos los nicaragüenses, el respeto al derecho de movilización pacífica y el restablecimiento de todos los medios de comunicación suspendidos.

AMCHAM también exhortó a que se establezca “un diálogo multisectorial inclusivo en el que todos los nicaragüenses sienta que su voz está representada”.

Ortega confirma diálogo

Horas antes de que el sector privado condicionara el diálogo con el Gobierno, el presidente Daniel Ortega se pronunció luego de cuatro días de protestas consecutivas y enfrentamientos en todo el país.

Las manifestaciones que iniciaron el pasado miércoles han cobrado la vida de más de una decena de manifestantes. Alejandro Sánchez/END

“Ya le hemos respondido al COSEP desde anoche que sí, van a estar listos nuestros representantes para ir a la mesa de diálogo, y que el primer tema que se aborde sea este del Seguro (Social)”, dijo el mandatario, añadiendo que estarían incluidas en la negociación las exoneraciones y subsidios estatales al sector privado.

Ortega expresó que el Gobierno espera encontrar una “mejor forma” para solucionar la crisis del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), e incluso valoró la posibilidad de crear una nueva serie de reformas. “Lo importante es que logremos ya sacar ese acuerdo por consenso”, expresó.

Las actuales manifestaciones, que se han tornado violentas y que ya cobraron la vida de más de diez personas, iniciaron el miércoles 18 de abril, dos días después de que el presidente del INSS, Roberto López, anunciara una serie de reformas que aumentan el aporte de trabajadores y empresas al INSS y deducen el 5% a las pensiones de los jubilados.