•  |
  •  |
  • END

El vicepresidente Jaime Morales Carazo minimizó ayer las aseveraciones de que el embajador norteamericano en Managua, Robert Callahan, estaría inmiscuido en una conspiración contra la administración del presidente Daniel Ortega.

Morales Carazo, quien es un buen amigo de Callahan y con el que mantiene una fluida comunicación, dijo que “este país está lleno de conspiradores imaginarios, así como una gran cantidad de rumores, conjeturas que a veces se generalizan y se dice que son conspiraciones”.

“Yo desconozco totalmente esto porque no estaba en el país ni escuché las declaraciones (del comandante Ortega), y me parece que a veces se interpretan mal algunas declaraciones que puedan hacer algunas embajadas o diplomáticos con ciertos sectores, aunque no se descarta que en el pasado ha habido ese tipo de actividades y participaciones en que se extralimitan un poco”, dijo a END el vicemandatario.

Buen clima en la cumbre

“Yo desconozco esto, no he hablado aún con el presidente (Ortega) porque regresé al país la noche de este domingo y todavía no me he comunicado con el Presidente, y cuando hable con él, le voy a explicar lo de la reunión de Guatemala (de los vicepresidentes de la región) y otras apreciaciones”, agregó.

El vicemandatario dijo: “Yo pregunté a varios participantes que estuvieron en la Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago y en particular al vicepresidente y canciller de Panamá, Samuel Luis y a otros que asistieron al evento de los 34 mandatarios de América Latina, y me dijeron que las cosas fueron muy positivas y de gran acercamiento”.

“Para mí ese acercamiento (que tuvo Ortega con el nuevo jefe del Ejecutivo estadounidense) fue un primer paso, y “qué bueno que hubo una cordialidad y no hubo confrontaciones ni cuestiones que pudiesen haber sido destacadas como una agresión a los países”.