•  |
  •  |
  • END

Los legisladores Wálmaro Gutiérrez y Francisco Aguirre Sacasa justificaron la decisión gubernamental de utilizar fondos del Instituto de Seguridad Social, INSS, para enfrentar la emergencia por la gripe AH1N1, aduciendo que es normal que el Poder Ejecutivo en otros países del mundo use esta reserva. No descartaron, sin embargo, una reforma urgente al Presupuesto General de la República cuando se presenten casos de la mortal enfermedad.

Según Gutiérrez, Presidente de la Comisión Económica del Parlamento, no se descartan ajustes presupuestarios, porque los 20 millones de dólares que el gobierno requiere actualmente “pueden quedar chiquitos”, pues sólo son para estar preparados para la inminente presentación de casos y no para combatirlos cuando se presenten.

“Evidentemente esos 20 millones le van a quedar chiquitos, y ahí es donde el Presidente (Daniel Ortega) deberá hacer una revisión presupuestaria”, dijo Gutiérrez durante la sesión parlamentaria de ayer.

Cuando el presidente Daniel Ortega solicite una nueva reforma presupuestaria, agrega Gutiérrez, “se va a recortar lo que sea necesario”. “En ese momento cualquier recurso pasa a segundo plano porque se trata de salvar la vida”, dijo.

Por su parte, el diputado liberal Francisco Aguirre Sacasa considera que lo ideal sería que la comunidad internacional colabore, en este caso la Organización Mundial de la Salud, OMS, y la Organización Panamericana de la Salud, OPS, pero señaló que echar mano de las reservas de los asegurados “no desestabiliza las reserva del INSS”.

El decreto

En cadena de radio y televisión el presidente Daniel Ortega firmó un decreto que ordena al Ministro de Salud declarar el Estado de Emergencia Sanitaria durante 60 días, y excluir los procedimientos para la compra de materiales y tratamientos que se utilizarán cuando se presenten casos de gripe.

De acuerdo con el diputado Wálmaro Gutiérrez, este decreto no manda a suspender ninguna garantía constitucional. El legislador adujo que la correlación parlamentaria no crea las condiciones para que se reforme actualmente el Presupuesto General de la República y que por eso se utilizarán otros fondos.

El Ministerio de Salud utilizará también sus fondos para completar los 20 millones de dólares necesarios, pues sólo cuenta con 3 mil 300 tratamientos antivirales, una cantidad ínfima en caso que el virus AH1N1 entre al país, que el miércoles obligó a elevar el nivel de alerta de cuatro a cinco --en una escala de seis--, según la Organización Mundial de la Salud, OMS.

El préstamo al INSS, según Ortega, será repuesto con capital de la Alternativa Bolivariana para las Américas, Alba.