Matilde Córdoba
  •  |
  •  |
  • END

La reforma a la Ley Creadora del Banco de Fomento a la Producción fue aprobada ayer en lo general en la Asamblea Nacional, lo que permitirá que la entidad financiera capte más recursos y trabaje en conjunto con las microfinancieras, las que servirán de infraestructura para llegar a los lugares más alejados de los principales centros urbanos del país.

El presidente de la Comisión Económica, Wálmaro Gutiérrez, explicó que ahora el Banco Produzcamos --como se denomina según la ley-- es una entidad de primer y segundo piso.

El capital semilla del banco será mucho mayor a los 180 millones de córdobas que estaban previstos captar en cinco años, acordados inicialmente en la ley y financiados directamente del Presupuesto General de la República. Ahora el banco cuenta con un mil millones de córdobas.

El Fondo Nicaragüense de Inversiones, FNI, destinaría 90 millones de dólares, y 20 millones más el Fondo de Crédito Rural, con los que sumarían 110 millones de dólares. La infraestructura ya creada por estas dos entidades estatales pasará a formar parte del banco.

De acuerdo con el articulado de la forma que aún no ha sido aprobado en lo particular, el perfil del banco será, además de agropecuario, también del sector comercial y turístico.

Aún está pendiente la escogencia de los miembros de la junta directiva del Banco de Fomento a la Producción, un punto álgido en la agenda parlamentaria y que ha provocado debates intensos en el plenario.

Esta reforma había sido postergada en muchas ocasiones, siendo la última el martes de esta semana, por diferencias entre las bancadas políticas.

Ratifican acuerdo

Por otra parte, los legisladores ratificaron ayer el acuerdo presidencial que nombra a Fausto Reyes Báez en el cargo vacante del Consejo de la Superintendencia de Bancos y Otras Entidades Financieras, Siboif.

La ratificación de Reyes Báez causó revuelo en el Parlamento por el rechazo de los opositores, entre ellos el liberal Francisco Aguirre Sacasa, quien argumentó que Reyes Báez, a pesar de ser “buen hijo con su madre”, no tiene la experiencia necesaria.

Finalmente los sandinistas y sus aliados, con 42 votos a favor, una abstención y siete presentes, lograron que el acuerdo fuese ratificado.