•  |
  •  |
  • END

Relaciones que se deterioran con el pasar de los días, un diálogo nacional que no llega y las mutuas acusaciones, son la tónica constante entre la Conferencia Episcopal de Nicaragua y el gobierno del Presidente Daniel Ortega.

Por momentos se vislumbra una solución amistosa, pero por otros, se nota una beligerancia en los ataques del gobierno y las críticas de la Iglesia Católica. En medio está la población que pide --a veces a gritos y otras de forma silenciosa--, una solución a los problemas apremiantes como el desempleo, la pobreza y la crisis económica que los agobia; todo ello sin contar los pleitos políticos.

¿Cuáles son las expectativas sobre un diálogo nacional tomando en cuenta que el presidente Daniel Ortega no responde al llamado de la Iglesia?
Yo pienso que aquí no tenemos que decir exclusivamente el gobierno. Todos de alguna u otra forma tenemos que poner de nuestra parte. Pero el gobierno es el que no demuestra disposición para el diálogo y la oposición aparentemente sí.

¿Pero veamos si la oposición está unida?
(Mueve la cabeza para contestarse él mismo que no). Yo creo que todos tenemos que crear un ambiente para el diálogo, pero hay varias facetas para llegar a él. Una de ellas sería la parte política que se desarrolla dentro de la Asamblea Nacional, donde actualmente hay muchas tensiones. Luego está la parte económica que es indispensable y necesaria, yo pienso que los técnicos que entienden de eso tendrán que aportar, y también el gobierno, las empresas privadas y los que están abajo, como los sindicatos de trabajadores, las cooperativas, todos tienen que aportar para que se busque la solución a la parte económica.

Por otro lado está la parte social. Hay tantas facetas que un diálogo nacional tiene que cubrir y no tiene que ser fulanito y sutanito. En un diálogo tiene que haber toda una apertura y tienen que tratarse los temas prioritarios para la prosperidad y el desarrollo del país.

¿Ha recibido más información sobre los grupos armados de los que se hablan en el norte del país?
Nosotros siempre nos reunimos para hablar de la realidad que cada obispo está viviendo en su trabajo pastoral y así fue como se presentó esa problemática donde se habló de grupos armados. En este momento no hemos tenido reunión, lo que sí sé es que miembros del ejército creo que visitaron a monseñor (Juan Abelardo) Mata y platicando con uno de los miembros del Ejército me dijo que habían ido con una comisión a muchos lugares del lado del Norte y que grupos armados con tendencia político partidista no se había encontrado, pero sí que la población comenta de grupos armados muchas veces con tendencia delincuenciales.

¿Por qué cree que el Procurador de la República, Hernán Estrada, subestimó las denuncias de los sacerdotes sobre grupos armados en el norte del país?
Hubo una situación muy tensa en ese momento, sin embargo, creo que en las declaraciones el procurador dijo que no estaba acusando a la Iglesia o a obispo en concreto. Yo creo que fue una situación muy especial que vivió él, pero por otro lado tenemos que agradecer la profesionalidad de la Policía que trató de averiguar y sacó el dictamen en el cual se mira que no hubo ningún grupo que estaba detrás de esto.

En otro tema, ¿cuál es su opinión en relación a que hubo una manipulación política para penalizar el aborto terapéutico y ahora se quiere despenalizar?
Yo pienso que fue el sentimiento de una población grande, porque no es exclusivamente un pensamiento de los obispos, sino el sentimiento de toda una población. Se presentaron una cantidad de firmas que viene de toda la población nicaragüense, no exclusivamente de los obispos o de los católicos, allí había también firmas de otras confesiones religiosas.

¿Y si fuera despenalizado?
Nosotros seguiríamos exigiendo la defensa a la vida, nosotros no hemos cambiado porque es parte de nuestra doctrina, pero también hay argumentos científicos, los cuales indican que desde el momento de la concepción hay vida y para nosotros eso es lo importante, defender la vida humana.

¿Pero cree que se manipuló este tema para favorecer los votos de un partido?
Yo no quiero pensar que sea eso. Yo pienso que en ese momento los diputados escucharon una demanda de mucho valor y es un derecho que la población tiene.

El presidente Daniel Ortega y otros funcionarios han denunciado una conspiración de Estados Unidos contra el gobierno sandinista. ¿Usted cree que hay conspiración de parte de los Estados Unidos? ¿Tiene alguna información al respecto?
Yo nunca he escuchado algo así, yo pienso que se tiene que tener los argumentos y creo que el gobierno debe tenerlos para decir eso y los tendrá que presentar. A nivel nuestro no tenemos ningún dato al respecto.

A la Asamblea Nacional la rodea una nube de señalamientos relacionados con turbias negociaciones políticas, diputados que cambian de ideología indirectamente, denuncias de ofrecimientos a cambio de votos. ¿Qué opinión tiene al respecto?
Los diputados fueron elegidos por su departamento y tienen una gran responsabilidad. Siempre se debe trabajar no tanto por el bien de un partido al que pertenezca ni de tendencia, sino que el trabajo tiene que ser por el bien común. La población siempre está esperando que se aprueben leyes y proyectos en beneficio de toda la población sin distingo de colores políticos.

¿Qué le pareció la intervención del presidente Daniel Ortega en la Cumbre de las Américas? Algunos dicen que perdió una gran oportunidad de pedir para que no se suspenda la ayuda de la Cuenta Reto del Milenio, CRM, pero otros dicen que en esas cumbres nunca se decide nada concreto, así que no se perdió ninguna oportunidad.
En esta reunión cada uno de los presidentes llevaba su agenda desde su perspectiva. No hay duda de que estos encuentros son positivos y dentro de lo positivo que yo pude ver es que se estaba proyectando como una cumbre de tensiones, de pleitos, sin embargo, fue totalmente distinto. Pero, además, en dos días no se va buscar como solucionar las problemáticas de todos estos países.

Y el hecho de que el presidente Daniel Ortega estaba más interesado por Cuba que por Nicaragua, incluso se fue a rendir un informe de la cumbre al líder cubano Fidel Castro.
Bueno, eso ya son temas muy personales, propios de cada presidente, y en esto pues yo quisiera ser muy respetuoso porque a la larga él, desde su responsabilidad, debe responder al respecto.

¿Cómo están las relaciones de la Iglesia con el Gobierno del Presidente Daniel Ortega?
Lo que mantenemos son relaciones cordiales, o sea no tenemos esas pipitencias (pipencias). Y con las otras instituciones del Estado mantenemos relaciones cordiales de manera personal. Yo diría que por el momento las relaciones son por la línea normal. O sea que tampoco nos estamos guiñando de los pelos.

Cuatro años sin Obispo Auxiliar

El nombramiento de monseñor Silvio Ortega como Obispo Auxiliar por parte de El Vaticano originó algunas suspicacias, considerando que es un enviado directo del Papa Benedicto XI. La disposición se da en un momento en que la Iglesia Católica atraviesa una relación no muy buena con el gobierno.

¿Por qué hasta ahora se decidió enviar un Obispo Auxiliar?
En primer lugar, el Obispo Auxiliar es el que colabora con el trabajo pastoral que el obispo ordinario está desarrollando. Entonces, cuando las diócesis son demasiado grandes y hay bastante trabajo, el obispo (auxiliar) es solicitado. Aquí en Managua ya ha habido experiencia de obispos auxiliares.

¿Cuánto tiempo la Iglesia Católica estuvo sin Obispo Auxiliar?
Cuatro años. Monseñor Jorge Solórzano era el Obispo Auxiliar de Managua, pero luego lo nombraron en Matagalpa, entonces nos quedamos sin Obispo Auxiliar. Hubo un momento en que Managua tuvo tres obispos auxiliares: monseñor Bosco (María Vivas Róbelo), monseñor (Juan Abelardo) Mata y Jorge Solórzano. Entonces Managua tiene tradición por su trabajo pastoral de tener un Obispo Auxiliar.

¿Pero por qué El Vaticano tardó tanto tiempo en enviar uno nuevamente?
El nombramiento de un obispo implica tiempo. Para su nombramiento se pide a la Conferencia Episcopal nombres de sacerdotes que pueden ser nombrados obispos; después de esto viene una serie de investigaciones hasta que se forma una terna; de esa terna se hace también una serie de investigaciones y eso se manda a Roma. En Roma hay una comisión de Cardenales y Obispos que van evaluando todo el material que se manda; se presenta al Santo Padre y él es el que elige.

La controversia de Fernando Lugo

El arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes, manifiesta que el ex sacerdote de Paraguay, ahora Presidente de la República, Fernando Lugo, hizo un trabajo muy positivo como Obispo y considera que las revelaciones de sus hijos, concebidos algunos durante su misión cristiana, fueron una falla personal y no se debe de ver como actitud general de la Iglesia Católica.

¿Cree que el caso del Presidente de Paraguay, ex obispo de la Iglesia Católica, Fernando Lugo, afecte la imagen de los otros sacerdotes de la Iglesia?
Esto no es parte de la vida de la Iglesia, pueden ser actitudes de uno de sus miembros, pero esto no es una actitud de la Iglesia.

Pero de alguna manera la imagen de los otros sacerdotes se ve afectada, porque la gente generaliza.
No, no creo. O sea, la Iglesia tiene dos mil años...

También se vuelve al tema de que el celibato sea opcional.
Yo sinceramente creo en el celibato, creo que es necesario, creo que es parte de la vida nuestra, de la Iglesia y también uno lo acepta libremente. Cada institución tiene sus reglas del juego y los miembros que queremos integrar dicha institución aceptamos las reglas del juego, o sea cuando uno se ordena tenemos una pequeñita ceremonia, un rito donde se nos pide decir si aceptamos vivir castos, pobres y humildes y uno dice sí, pero también está en la libertad de decir no.

Pero generalmente no se señala al ex obispo Fernando Lugo, sino a los sacerdotes de la Iglesia en general.
Sí, pero eso es un error, porque son fallas personales y no es la actitud de la Iglesia en general; y que uno haya faltado no quiere decir que todos sean así. Además hay personas muy santas, yo conozco en Paraguay a otros hermanos obispos que están desarrollando un trabajo fenomenal y yo pienso que en su momento el presidente Lugo desarrolló un trabajo muy positivo, como sacerdote y también como Obispo.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus