• |
  • |
  • END

Con muy pocas palabras, el diputado liberal electo por el departamento de Río San Juan pareció no importarle la expulsión del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y aseguró que su comportamiento es similar al de su partido, al que acusó de votar siempre con el Frente Sandinista, mientras la diputada Ana Julia Balladares dijo que renunciaría, pero que no hablaría mal de nadie.

“Es para demostrarle al PLC que eso es lo que estaba haciendo y lo que siempre ha hecho, ellos han votado por los magistrados, los contralores, los fiscales con el Frente, han votado juntos dos veces por el presidente de la Asamblea, ellos están agarrando medicina de su propio chocolate”, aseveró Olivas.

El parlamentario señaló al Comité Ejecutivo Nacional, CEN, del PLC de ser una figura decorativa y dijo que siempre ha solicitado cambios sustanciales a lo interno del partido para ser más beligerantes y no pasivos, como según él actuaron los liberales ante el señalado fraude electoral.

Al finalizar la sesión plenaria, Balladares negó que el Frente Sandinista le esté dando dinero. La legisladora anunció que hoy pondrá la renuncia de la bancada del Partido Liberal Constitucionalista en el Parlamento y aseguró que aun con las diferencias que tiene con sus correligionarios, jamás “hará nada contra el doctor Arnoldo Alemán”. Según ella, María Haydée Osuna está detrás de todo.

“Excluidos”, echados y expulsados

El jefe de bancada del PLC, Ramón González, entregó a Balladares una notificación de expulsión de la bancada, pero con el eufemismo “exclusión” terminaron de expulsarla del partido.

“El partido no expulsa, la persona que no cumple con los estatutos se autoexcluye, ella se autoexcluyó, la bancada tomó la decisión de expulsar a la señora Ana Julia Balladares por su comportamiento y adhesión al Frente Sandinista”, dijo González.

Olivas “en la calle de en medio”

Tras las declaraciones de Olivas, el portavoz del PLC, Leonel Téller Sánchez, vociferó contra el legislador al señalarlo de chantajista, usuario de night clubes y casinos que lo mantenían endeudado, como las verdaderas razones por las cuales ahora votaba con el FSLN.

Según Téller, en más de una ocasión Olivas recibió dinero del PLC para saldar las deudas, en un intento del partido liberal para que no se fuera de la bancada, razón por la cual no habían revelado las razones del comportamiento de Olivas.

“El partido en dos ocasiones le entregó fuertes sumas de dinero por el temor de que se trasladara a la bancada del FSLN o a votar junto al FSLN, sin embargo, tomamos la decisión de que el partido no debe ser objeto de chantajes ni de manipulaciones, y optamos por no seguir financiando su despilfarro”, explicó Téller.