• |
  • |
  • END

En un lenguaje poco refinado, pero ya conocido, el procurador de los Derechos Humanos, Omar Cabezas, se refirió al polémico documento, supuestamente de Orlando Núñez, donde acusa a algunos obispos de corruptos. El funcionario dijo que “a mucha gente le interesa que la iglesia y el gobierno se rompan la madre”.

Luego dijo que “a los halcones republicanos les causaría un orgasmo político si eso ocurriera”. Acto seguido, añadió que ese es un método que utilizan para desestabilizar a los países que conforman el ALBA, “pues allí está la misma Cámara Americana, el mismo Cosep, sólo los calcan y les cambian el nombre”.

“Hay personas que quieren que el gobierno se tire a la Iglesia, a las monjitas, a los diáconos, a las congregaciones religiosas, pero esos tiempos ya pasaron, y es irrepetible”, dijo el Procurador de los Derechos Humanos.

Santos vilipendiados

Cabezas también la emprendió contra el suplemento de humor de EL NUEVO DIARIO, El Alacrán, y lo acusó de vilipendiar a santos como el cardenal Miguel Obando y Bravo.

“Las chanchadas que le han hecho al cardenal Obando sólo porque no dice que el gobierno es malo y los sandinistas horribles. Sólo porque el señor tiene una actitud madura y es medio moderado, le han caído encima”, opinó Cabezas.

Afirmó que la carta causó roces entre el gobierno y la Iglesia, “al punto que la Rosario (Murillo) tuvo que aclarar, ante tanta jodedera de los medios”. Además dijo que “Ortega debe reunirse con la Conferencia Episcopal, así como con los gay, lesbianas, evangélicos, troyanos, pues es el presidente de todos los nicaragüenses.”

En cuanto al recuento de votos que pide la Iglesia, Cabezas dijo que cuándo se acusó a George Bush y al Partido Republicano de robarse las elecciones, la iglesia de Estados Unidos no salió a pedir la revisión de actas, y que eso sólo se vio en nuestro país.