Melvin Martínez
  • |
  • |
  • END

El presidente Daniel Ortega revivió las amenazas de enjuiciar a uno de sus principales críticos de la oposición, el diputado Eduardo Montealegre, tras señalarlo de ser el principal responsable de los Cenis, omitiendo como siempre los quiebres bancarios y el destino de los famosos hermanos Centeno.

Según Ortega, su gobierno está emprendiendo una lucha contra la corrupción.

Y “…todavía hay cuentas pendientes, el caso de los Cenis, al frente de esa operación estuvo el Ministro de Hacienda y aparece como una figura notable. Ese castigo está pendiente”, aseguró durante el acto de entrega de credenciales a los embajadores de Italia, Noruega, Alemania y al embajador de la Unión Europea.

Tras varios días de no aparecer públicamente, Ortega retornó con su retórica en contra de los organismos financieros internacionales y el capitalismo salvaje.

Defensa de sus CPC

Además, insistió en defender a los órganos políticos partidarios, llamados Gabinetes del Poder Ciudadano y los Consejos del Poder Ciudadano, según él, los únicos que pueden hablar de participación ciudadana.

Ortega dedicó gran parte de su discurso a cuestionar las políticas del Fondo Monetario Internacional, FMI, con el que mantiene sus programas desde que retomó el poder en 2007.

“El FMI pone condiciones, no ponen condición en cuanto a la acumulación de la riqueza, pone condición en lo que tiene que ver en salarios… se meten a condicionar (y dicen) que cuidado se va incrementar el gasto corriente y el salario a los maestros y los trabajadores de la Salud”, aseguró.

Ortega no hizo referencia a la controversia entre la Iglesia Católica y su gobierno, ni al “documento Núñez” y los “hackers de lujo”.