•  |
  •  |
  • END

No existen garantías que el dinero de apoyo presupuestario que la Comisión Europea tiene suspendido sea desembolsado, afirmó ayer el jefe de la delegación de la Comisión Europea, Mendel Goldstein, quien agregó que la próxima semana iniciarán un diálogo con el gobierno a fin de abordar tres puntos, entre ellos las medidas que podría tomar Nicaragua para enmendar las irregularidades que hubo en las elecciones municipales.

Goldstein hizo énfasis en que no indicarán al gobierno lo que tiene que hacer, pues “Nicaragua es un país soberano”, pero que escucharán las propuestas que el Ejecutivo planteará.

“El gobierno tiene la iniciativa para corregir (los errores). Nosotros miramos al futuro y queremos ver las medidas para que no se produzcan nuevamente (las irregularidades electorales)”, expresó el diplomático, quien hasta hace tres días presentó sus credenciales al presidente Daniel Ortega.

Cuando se le consultó sobre las posibilidades de que se desembolse la ayuda presupuestaria, Goldstein agregó que “para bailar el tango se necesitan dos, así que depende muchísimo de la posición de Nicaragua”.

Los antecedentes

La Comisión Europea suspendió los desembolsos de la ayuda líquida para el Presupuesto General de la República, PGR, luego de las denuncias de fraude electoral en noviembre pasado, lo que provocó un déficit en el PGR.

De acuerdo con el embajador Goldstein entre el año 2000 y 2007 los estados miembros de la Unión Europea y la Comisión Europea donaron un total de 3 mil 310 millones de dólares.

“Esto supone que el 70 por ciento de los fondos bilaterales de ayuda al desarrollo que recibe el país proviene de la Unión Europea y que la ayuda europea equivale al 13 por ciento del Producto Interno Bruto del país y al 40 por ciento del Presupuesto General de la República para el citado período 2000-2007”, dijo Goldstein
Conforme a los datos que ayer dio Goldstein en lo que fue su primer acercamiento con los medios de comunicación, los aportes de la Comisión Europea y de los estados miembros de la Unión representan “cerca del 20 por ciento del presupuesto de educación del país, es decir, que uno de cada cinco alumnos está financiado por la Unión Europea”.

Los tres puntos

Los europeos quieren hablar de tres aspectos con el Ejecutivo: la situación macroeconómica; el plan de desarrollo humano y la lucha contra la pobreza; y el estado de la gobernabilidad en el país y las consecuencias del proceso electoral pasado.

“Será un diálogo muy franco, pero hay que destacar que Nicaragua es un país soberano. Vamos a escuchar propuestas del gobierno”, dijo por su parte el embajador de Holanda, Hans Wessler, quien está llevando de cerca el tema de la cooperación.

A pesar de que la decisión de hacer los desembolsos no estará determinada por lo que decida el directorio de la Cuenta Reto del Milenio, Wessler expresó que “si Estados Unidos no continúa con el programa será una señal importante”.

Durante su última comparecencia pública el presidente Daniel Ortega se mostró conciliador y abogó para que del diálogo resulte una relación armónica. “Habrá una reunión la próxima semana, precisamente para ir acercando posiciones que permitan aliviar el acceso a esos recursos, para beneficio del pueblo nicaragüense. Es nuestra obligación como gobierno hacer ese esfuerzo, y estamos trabajando en esa dirección”, dijo Ortega cuando recibió las cartas credenciales de los embajadores de Noruega, Italia y de Goldstein.

Según Wessler, el tema de la observación electoral es un punto que tratarán en el diálogo que, aunque no tiene prevista fecha para concluir, esperan terminar antes de junio.