•  |
  •  |
  • END

El presidente electo de El Salvador, Mauricio Funes, recibirá el próximo 1 de junio un país en crisis, advirtió tras reunirse con organismos financieros internacionales y evaluar la situación de la economía.

“El cuadro es preocupante y nos confirma nuestra percepción de que la situación económica y social se ha deteriorado dramáticamente durante los últimos meses. Hoy puedo confirmar que vamos a recibir (el 1 de junio) una economía en recesión”, aseguró Funes a los periodistas.

El presidente electo, junto a un equipo de economistas que trabaja con él en la elaboración de sus futuras políticas de gobierno, se reunió el miércoles y jueves a puertas cerradas con representantes de organismos financieros multilaterales para analizar el estado actual de la economía salvadoreña.

Habrá “reajustes”

Sin precisar detalles, el mandatario electo señaló que el maltrecho estado de la economía lo obligará a realizar algunos “reajustes” en sus planes iniciales de gobierno, pero que ello no implica que dejará de concretar ofertas que hizo a la población durante su campaña electoral, en particular en materia social.

Funes indicó que para 2009 se prevé que el déficit fiscal del país ronde los 500 millones de dólares, lo que afectará al crecimiento de la economía.

A finales de 2008, el gobierno de Antonio Saca, el presidente saliente, había estimado que la economía del país podría crecer entre 2% y 2.5% en 2009, pero a inicios de este año y ya con la crisis financiera internacional encima se revisó a la baja esta proyección.

Crecimiento mínimo

Se estima que la economía pasará de crecer 2.5% en 2008 a sólo 05% en 2009 como efecto del mal clima económico internacional.

Ante ese panorama los mismos organismos financieros señalaron la necesidad de que el gobierno de Funes haga una “recalibración” de la proyección de los ingresos fiscales y de las políticas financieras que pretende implementar en su mandato.

Datos del estatal Banco Central de Reserva (BCR) indican que sólo en los primeros dos meses del año la recaudación fiscal se redujo en 60 millones de dólares, a 437 millones, con respecto a igual período del año precedente, a causa del menor dinamismo en la economía salvadoreña.

Asimismo, el envío de remesas familiares también se redujo un 7.5% en el primer trimestre de este año, según datos del Banco Central de Reserva (BCR).

Sólo por este concepto el país centroamericano recibió en 2008, 3,787.7 millones de dólares, el 17.1% del Producto Interno Bruto.

Incrementar inversión pública

Para dar un mayor impulso a la economía, Funes estudia incrementar la inversión pública para crear empleo, vital para atacar entre otros problemas, la pobreza que afecta al 40% de la población.

Durante 2008, el monto de la inversión pública en proyectos de desarrollo alcanzó los 563.4 millones de dólares, y para 2009 se proyecta que esa inversión llegará a los 825 millones de dólares, según cifras actuales del ministerio de Hacienda.

“La situación es difícil y habrá que ser creativos para sacar adelante al país”, indicó Funes, quien asumirá el poder el próximo 1 de junio en sustitución de la derecha, que ha gobernado el país durante los últimos 20 años.