•  |
  •  |
  • END

MOZONTE, NICARAGUA

A criterio del embajador de los Estados Unidos en Nicaragua, Robert J. Callahan, “la llave” para continuar la ejecución del programa Cuenta Reto del Milenio, CRM, en el occidente nicaragüense es una respuesta concreta sobre el fraude de las elecciones municipales de noviembre de 2008.

“Desgraciadamente no se ha hecho nada en cuanto a estas aseveraciones (de la oposición). Entonces, me imagino que va a ser muy difícil renovar el programa, a menos que haya un gesto, una acción del gobierno (nicaragüense)”, expresó el diplomático durante una visita a proyectos que la Usaid financia en varias comarcas en conjunto con la alcaldía de perfil liberal.

De sus declaraciones se desprende que el tiempo para el gobierno del presidente Daniel Ortega, porque la reunión de la Junta Directiva del CRM, prevista para el próximo 10 de junio, será determinante para continuar o no la inversión de los restantes 64 millones de dólares.

Es un acuerdo firmado por el gobierno

Callahan explicó que se seguirán ejecutando los proyectos, como carreteras y asistencia técnica, ya contratados antes que surgiera el conflicto por el resultado de los comicios locales que favorecieron con más alcaldías al partido orteguista, algunas reclamadas por la oposición. Añadió que Nicaragua --de no existir una corrección al proceso electoral-- perdería un nuevo programa de carreteras y un proyecto de titulación de propiedades, siempre en los 2 departamentos de occidente.

“La Cuenta Reto del Milenio es un contrato, un acuerdo entre el gobierno de Nicaragua y el gobierno de los Estados Unidos. Hay 17 criterios, uno de éstos, muy importante, es la gobernabilidad, o sea, que las elecciones sean transparentes, justas; que toda la gente tiene fe en los resultados”, declaró enfático.