•  |
  •  |
  • END

En momentos en que se agudizan en el país los efectos de la crisis económica mundial, las autoridades del gobierno, los representantes sindicales y los empresarios no llegan a un acuerdo para solucionar la situación de indefensión que viven desempleados por el cierre de zonas francas y que, sólo en lo que va de este año, ascienden a seis mil.

Hasta ahora sólo hay propuestas de parte de la mesa tripartita que discute esta problemática y que está compuesta por los trabajadores, los empresarios de zonas francas y el Ministerio del Trabajo, Mitrab, quienes se reunieron ayer con la Comisión de Asuntos Laborales y Gremiales de la Asamblea Nacional.

Una de las propuestas, según informó la titular del Mitrab, Jeannette Chávez Gómez, es la creación de un fondo de garantía para asegurar el pago de prestaciones a los empleados una vez que alguna zona franca haya cerrado sus operaciones en el país. Por ahora, Chávez dijo que están ordenando a las empresas que paguen los derechos adquiridos por sus trabajadores.

La coordinadora del Movimiento de Mujeres Trabajadoras y Desempleadas “María Elena Cuadra”, Sandra Ramos explicó que las zonas francas que operan en el país son “empresas de maletín” que vienen a alquilar bodegas y maquinarias, por lo que a la hora de cerrar e irse del país no hay ninguna garantía para que los trabajadores soliciten un embargo.

Ramos también expresó que de parte de los trabajadores existe la propuesta de crear un Tribunal Superior del Trabajo, con el fin de evitar que los trabajadores pasen uno o dos años en los juzgados laborales, debido a la retardación de justicia.

Así mismo, mientras la coordinadora del Movimiento de Mujeres Trabajadoras y Desempleadas “María Elena Cuadra”, solicitó a la Comisión Laboral regresar al Ministerio del Trabajo las facultades para actuar con potestad sobre las zonas francas en aras de hacer cumplir los derechos de los trabajadores, la titular del Mitrab dijo que esa institución no puede negar las solicitudes de suspensión o cierre definitivo de las maquilas porque “son figuras jurídicas” contempladas en el Código Laboral.

Chávez Gómez explicó que el funcionamiento de las zonas francas depende de los contratos que adquiera con marcas textileras extranjeras y que la crisis económica mundial ha hecho que las órdenes de compra bajen o bien que los contratos se caigan.

“La situación económica tiene un nivel tal que no es previsible saber qué empresas van a cerrar porque eso está en dependencia de los contratos que ellos amarran a nivel internacional”, enfatizó.