•  |
  •  |
  • END

Cables

Por segunda vez consecutiva en una misma semana, otra organización internacional que vela por el respeto a los derechos humanos en todo el mundo, denunció al gobierno de Nicaragua por acosar a organizaciones feministas y violarles sus derechos a la salud, al tiempo que denunció actos que atentaron contra la democracia en el país durante 2008.

Amnistía Internacional emitió el pasado 27 de mayo un informe anual del Estado de la Democracia y el Respeto de los Derechos Humanos del Mundo, donde denunció la “intimidación y el acoso” que sufren las defensoras de los derechos humanos en Nicaragua, por su lucha por los derechos sexuales y reproductivos de la mujer.

Esta semana, EL NUEVO DIARIO publicó que el Comité Contra la Tortura de las Naciones Unidas emitió un informe anual en Ginebra, Suiza, donde expresó su preocupación porque la penalización del aborto con fines médicos se convierta en una práctica de tortura contra mujeres en riesgo y víctimas de violencia de género.

En los tres primeros meses de 2008, alrededor del 30 por ciento de las denuncias presentadas ante la Policía se debieron a “actos de violencia sexual”, según la organización pro derechos humanos.

AI, del mismo modo, dejó sentada su preocupación por otros eventos que, a su juicio, violentaron derechos políticos, sociales y otros, en los sucesos electorales del año pasado.

Las denuncias de “fraude electoral y control excesivo de la sociedad civil” en Nicaragua, “suscitaron la preocupación de que se estuviera restringiendo la libertad de expresión y asociación”, señala el informe.

Amnistía cita el caso de dos partidos de la oposición, el Movimiento Renovador Sandinista y el Partido Conservador, que no pudieron presentar candidatos a las elecciones, porque en junio de 2008 el Consejo Supremo Electoral argumentó que no estaban registrados legalmente.

“En octubre” --denuncia el organismo—“el Gobierno se negó también a que observadores nacionales e internacionales vigilaran el desarrollo de las elecciones municipales de noviembre”.

Según Amnistía Internacional, en las semanas que siguieron a las elecciones municipales, fueron agredidos al menos 20 periodistas y “muchos otros sufrieron palizas”, la mayor parte de las cuales “las llevaron a cabo simpatizantes del FSLN”, partido del Gobierno.