•  |
  •  |
  • END

La Comisión de Cohesión Social y lucha contra la Pobreza, del Foro de Presidentes de los Poderes Legislativos de Centroamérica y la Cuenca del Caribe, Foprel, presentó una resolución con la que acordó impulsar una “Ley Marco de soberanía y seguridad alimentaria nutricional” que sirva de base para los esfuerzos que sobre el tema se realizan en los países de la región.

“Se ha consensuado el considerando, (es decir) el problema del hambre y la inseguridad alimentaria; el problema de las asimetrías entre los países ricos y los países pobres; considerando el mandato que hay de reducir el hambre en el marco de los objetivos del desarrollo del milenio”, manifestó la diputada suplente de la bancada del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, Dora Zeledón.

Zeledón explicó que esta Ley Marco sería una base para que los diputados de los parlamentos de los países de la región armonicen la legislación en torno a la seguridad alimentaria y nutricional, tomando en cuenta que comparten la situación de pobreza y las dificultades generadas por el impacto de la crisis económica mundial.

El caso de Nicaragua

Zeledón destacó los esfuerzos del gobierno actual reflejados en programas como “Hambre Cero” y otros dirigidos a erradicar la desnutrición crónica infantil y elevar la producción de alimentos. Por ello, recalcó la importancia de la voluntad política de parte de los gobiernos para avanzar en la creación y aplicación de esa Ley Marco.

Según la legisladora, Nicaragua ha sido catalogada por el Fondo de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO, como uno de los países destacados a nivel mundial, pues de 62 programas de seguridad alimentaria y nutricional que tiene el organismo internacional en el mundo, Nicaragua ha sobresalido en el cumplimiento y el manejo de estos proyectos.

El director del Programa de Seguridad Alimentaria de FAO en Nicaragua, Adolfo Hurtado, enfatizó en la importancia de la creación de un marco jurídico regional para legislar en torno a derechos alimentarios y nutricionales, porque “el problema del hambre es un tema de derechos humanos”.