•  |
  •  |
  • END

La Contraloría General de la República, CGR, debería investigar al procurador de Derechos Humanos, Omar Cabezas Lacayo, para que responda por los recursos de la institución que preside, luego que él mismo se declarara en bancarrota, además por las reiteradas denuncias de derroche por parte del subprocurador Adolfo Jarquín Ortel, coincidieron ayer diputados y directivos de organismos no gubernamentales.

El director ejecutivo del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, Bayardo Izabá, solicitó a la CGR que inicie una auditoría sobre la administración de Cabezas e instó públicamente a la población a que no acuda a denunciar sus casos ante la PDDH, porque por falta de presupuesto no se podrán tramitar sus reclamos.

El diputado liberal y primer secretario de la Asamblea Nacional, Wilfredo Navarro, sugirió que Cabezas sea citado por la Comisión de Probidad y Transparencia del Parlamento, pues a su juicio, además del derroche financiero, ha servido como caja de resonancia del partido Frente Sandinista, desprestigiando a la institución que preside.

Sin embargo, la presidenta de la Comisión de Probidad y Transparencia, Miriam Argüello Morales, no quiso expresar su opinión sobre el caso de Cabezas, alegando no tener detalles sobre el asunto. “Eso es cuestión de la Contraloría General de la República”, se limitó a decir la diputada Argüello.