•  |
  •  |
  • END

Honduras / AFP

Estados Unidos podría sumarse a una propuesta de la mayoría de los países de la OEA para revertir la exclusión de Cuba y empezar a estudiar su retorno bajo los principios democráticos de la organización, informó este lunes un diplomático norteamericano en Honduras.

El representante estadounidense alterno ante la OEA, Lewis Amselem, dijo a periodistas estar “más optimista de que se va a llegar a un acuerdo” para que Washington se una a la iniciativa que se presentará en la asamblea general del organismo, que se inicia hoy martes en la hondureña San Pedro Sula.

La propuesta, compartida hasta ahora por al menos 26 de las 34 naciones de la Organización de Estados Americanos, OEA, pide “que se levante la resolución VI” que en 1962 excluyó a Cuba.

Sólo el comienzo

Pero eso “no quiere decir que Cuba vuelva automáticamente. Sólo comienza un proceso que va a tener que ser guiado por los principios y valores de la organización y las prácticas tradicionales de la organización”.

EU sigue negociando porque quiere “que sea un documento claro” sin palabras “con doble sentido”, dijo Amselem.

Mientras, Bolivia, Venezuela y Nicaragua, los principales aliados de Cuba en la región, llevan otra propuesta que no pone condiciones a un retorno de Cuba.

La OEA intenta desde hace días acercar las posturas con respecto al retorno de Cuba, para aprobar una decisión por consenso, como es su práctica tradicional, y evitar una votación.

Una resolución se puede aprobar con la votación de los dos tercios de los países miembros.

“Creo que nadie tiene ganas de votar”, dijo Amselem, quien señaló que siguen las negociaciones, cuando comienzan a llegar los cancilleres de la OEA, que abrirán hoy martes la asamblea.

Pero una votación podría ser inevitable, advirtió el representante de Honduras, Carlos Sosa.

Cuba no está interesada en regresar

“Para darle salida a esto y si aquellos (Venezuela, Bolivia y Nicaragua) no aceptan el consenso de la inmensa mayoría, pues votaríamos”, dijo Sosa.

Cuba ha reiterado que no volverá a la OEA, a la que considera una organización subordinada a Washington.

Si se aprueba la propuesta mayoritaria en Honduras, de todas maneras el camino es espinoso: primero, Cuba tendría que decir que quiere volver, y su retorno estaría condicionado por la Carta Democrática de la OEA.