Matilde Córdoba
  •  |
  •  |
  • END

Los países miembros de la Alternativa Bolivariana para las Américas, Alba, se ausentaron durante la toma de posesión del mandatario electo de El Salvador, Mauricio Funes, quien en su discurso calificó como “ejemplos vigorosos” a sus homólogos de Estados Unidos y Brasil, Barack Obama y Luiz Inácio Lula da Silva, respectivamente.

El presidente Daniel Ortega llegó a la capital salvadoreña luego de la toma de posesión, a eso de la una de la tarde, reportan las agencias extranjeras, y fue el único mandatario que solamente participó en el acto popular en el estadio Cuscatlán, donde se celebró la asunción de Funes al poder.

Hasta un poco antes del inicio de la ceremonia de investidura estaba prevista la llegada del mandatario venezolano Hugo Chávez, quien a última hora a través de su canciller, Nicolás Maduro, confirmó que no llegaría.

Además de Chávez y Ortega, el presidente de Bolivia, Evo Morales, canceló la visita a El Salvador desde el domingo aduciendo “temas de trabajo”, según la prensa boliviana.

A distancia del Alba

A pesar de la ausencia de los principales promotores del “Socialismo del Siglo XXI” en la toma de posesión del primer mandatario de izquierda del El Salvador, Funes anunció que reestablecerá relaciones diplomáticas con Cuba, otro país miembro del Alba.

“El Salvador tendrá relaciones diplomáticas con todos los países de América Latina, esto significa que de inmediato se restablecerán vínculos diplomáticos, comerciales y culturales con Cuba”, expresó Funes en su discurso inaugural.

“El presidente Obama probó que es posible reinventar la esperanza y recuerdo que el presidente Lula decía que demostró que se puede hacer un gobierno popular, democrático, con una economía fuerte”, dijo Funes. La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, estuvo presente en la ceremonia.

Amigo personal de Obama

Aunque Funes mostró su simpatía por el presidente estadounidense, de quien dijo ser “amigo personal”, manifestó sentir “un profundo respeto por todos los jefes de Estado presentes”.

En la ceremonia estuvieron presentes delegaciones de 72 países, y entre los 16 jefes de Estado presentes estaba la presidenta de Chile, Michelle Bachelet; el presidente de Paraguay, Fernando Lugo; de Colombia, Álvaro Uribe; de Ecuador, Rafael Correa; de Panamá, Martín Torrijos, y de Honduras, Manuel Zelaya.