•  |
  •  |
  • END

Todas las pruebas y testimonios del fraude electoral que denuncian la sociedad civil, la oposición, la Iglesia Católica, la cooperación internacional y otros actores políticos, fueron reunidas ayer en un foro del Movimiento Por Nicaragua, MPN, donde los candidatos liberales que se durmieron con la victoria electoral, el nueve de noviembre pasado, y se levantaron con una derrota al día siguiente, le recordaron al presidente del Consejo Supremo Electoral, CSE, Roberto Rivas Reyes, que no han olvidado el fraude.

En el mismo acto, Eduardo Montealegre denunció que grupos orteguistas apostados en los alrededores del CSE tenían planeado arrebatar las actas originales que con el paso del tiempo constituyen las pruebas más fehacientes del fraude.

En ese desfile de argumentos, el diputado Eduardo Montealegre, ex candidato a alcalde de Managua, presentó las 644 actas originales que según él demuestran que ganó las elecciones municipales en la capital. Montealegre además retó a Roberto Rivas a que compare esos documentos con las actas que supuestamente tiene en su poder el CSE, para demostrarle que los resultados fueron alterados por los orteguistas.

La coordinadora del MPN, Violeta Granera, expresó que esa reunión fue pensada para compartir lo que ocurrió en las elecciones municipales y “no permitir que la desmemoria saque a los monstruos al sol”.

Aún hay esperanzas de revertir resultados

Granera tiene la esperanza de que con la presión de la sociedad civil se reviertan los resultados de las elecciones, pese a que el gobierno ha dicho que ese asunto es “caso cerrado”.

“Ni el CSE ni los partidos políticos pueden cerrar lo que la Constitución y las leyes amparan. Es el pueblo de Nicaragua el que tiene el destino del país en sus manos, por derecho y por responsabilidad”, manifestó Granera.

Agregó que van a seguir luchando hasta lograr la destitución de los magistrados, la revisión de las actas con observación nacional e internacional y una propuesta de diez reformas básicas a la Ley Electoral que permita transparencia en las futuras elecciones.

El ex candidato presidencial Edmundo Jarquín, que también estuvo presente en la actividad, con igual optimismo dijo que más temprano que tarde se van a revisar los resultados de las elecciones municipales, porque de eso depende el futuro de Nicaragua.

Recordaron el proceso del fraude

A la actividad también llegaron los ex candidatos a alcalde de Corinto, León, Juigalpa, Masaya, quienes se resisten a aceptar los resultados municipales emitidos por el CSE el nueve de noviembre pasado, cuando el partido de gobierno, Frente Sandinista de Liberación Nacional, se adjudicó 105 alcaldías.

Cada uno de los candidatos liberales explicó el método que utilizaron los orteguistas en su municipio para cambiar los resultados a favor de FSLN. También se presentaron investigaciones periodísticas que revelan las irregularidades en todo el proceso electoral y las alteraciones de cifras a favor del partido de gobierno.

Testimonios de fiscales y de los mismos ex candidatos describieron cómo se durmieron siendo alcaldes y se levantaron con que habían perdido por una gran ventaja del FSLN.

Quisieron robar las actas

El diputado Montealegre reveló que pocos días después de las elecciones, los magistrados le propusieron que llegara al CSE con las 644 actas de Managua para cotejar cifras. Sin embargo, una información de sus “fuentes de inteligencia” le reveló que le estaban preparando una trampa para robarle las actas.

“Si ustedes llegan con las actas los van a atacar, se las van a robar, y la única prueba que ustedes tienen se las van a quitar”, dijo el informante, según relató Montealegre. Agregó que de todas formas él ya había dudado de ese encuentro, porque estaba programado a las diez de la noche.

El ex candidato alcalde Managua manifestó que mandaron una carta ese mismo día, que llevó su representante legal departamental, Kitty Monterrey, con dos acompañantes, y cuando intentaron dejar la misiva fueron perseguidos y amenazados.

“A una abogada le rompieron el pantalón, y eso es lo que nos estaba esperando allí, para robarnos las actas”, relató Montealegre.

Marcha en Masaya

Violeta Granera asegura que seguirán presionando, y en ese sentido anunció que el próximo domingo, seis de junio, habrá una marcha en Masaya a partir de las ocho de la mañana.

“Ningún atropello, ningún chantaje va detener al pueblo de Nicaragua, nos vamos a manifestar multitudinariamente en la ciudad de Masaya”, dijo Granera.