Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

Diputados de las diferentes bancadas parlamentarias reaccionaron con cautela en torno al uso de recursos financieros del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, para cubrir el déficit presupuestario producto de la drástica reducción en las recaudaciones fiscales, incluso más allá de lo previsto por el Ejecutivo, según la propuesta que insinuó el presidente del Banco Central de Nicaragua, BCN, Antenor Rosales Bolaños.

El jefe de la bancada del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, Edwin Castro Rivera, prefirió esperar la propuesta de reforma presupuestaria que presentará el Poder Ejecutivo en este mes, para asumir una posición al respecto.

En tanto, el presidente de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto, Wálmaro Gutiérrez Mercado, confirmó que la reforma presupuestaria que pretende el Ejecutivo deberá ser con “una tendencia a la baja en el gasto público”, sin embargo, garantizó que los sectores de Salud y Educación deberán mantener el mismo nivel de gasto por ser una prioridad del gobierno.

“Habrá que revisar también el Plan de Inversiones Públicas, porque a estas alturas ya se sabe qué proyectos no se van a ejecutar o se van a ejecutar muy poco, porque el desembolso todavía no se ha dado en un nivel satisfactorio”, expresó Gutiérrez.

INSS no es caja chica

Por su parte, el diputado de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, Eduardo Montealegre Rivas, mostró su temor de que el INSS continúe siendo utilizado por el gobierno de turno como “caja chica” para “tapar” los huecos presupuestarios.

Montealegre considera “un peligro” echar mano de los recursos del INSS, considerando que es dinero de los cotizantes, no del Estado.

“Creo que lo que dijo el presidente del Banco Central implícitamente es que están utilizando el Seguro Social como caja chica del gobierno, porque no es plata del gobierno”, reiteró.