Edgard Barberena
  •  |
  •  |
  • END

El vicepresidente Jaime Morales Carazo calificó ayer como inaceptable que la ayuda europea a Nicaragua sea concedida bajo presiones, lo que contrasta con la cooperación japonesa que llega a casi a 850 millones de dólares y es muy puntual y eficaz y no se mete en las cuestiones domésticas de los nicaragüenses.

Las afirmaciones de Morales Carazo se produjeron después de que el embajador de la comunidad europea, Mendel Goldstein, expresó sus preocupaciones sobre las irregularidades que se produjeron en las elecciones municipales del año pasado.

Aclaró el vicepresidente que él no participa en la comitiva gubernamental que está sosteniendo conversaciones con la comunidad europea, “sin embargo, tengo entendido que van avanzado para despejar algunas incógnitas que han entorpecido el flujo de esa cooperación”,
Reconoció Morales Carazo que en los comicios municipales hubo irregularidades y son cosas que se debieron haber despejado en su tiempo, “pero pensar que se va a revertir lo que ya ocurrió, creo que ellos (los diplomáticos) deben ser sumamente pragmáticos de que esas cosas no ocurren en ningún lado”.

“Es inaceptable en cualquier país del mundo que una ayuda sea condicionada con fines políticos”, añadió el vicemandatario después de recibir ayer en despacho una visita de cortesía de la Organización de Comercio Exterior de Japón, Jetro, encabezada por su presidente, Yasuo Hayasahi.

La ayuda japonesa

Dijo que el Japón nunca ha establecido condiciones ni participación doméstica, que le compete a los nicaragüenses resolverla. “Que un diplomático venga a señalar que hubo fraude, aunque supongo que hubo irregularidades...”.

Dijo Morales Carazo que de la ayuda japonesa de 850 millones de dólares, el 60% es no reembolsable.