•  |
  •  |
  • END

El obispo de la Diócesis de Granada, monseñor Bernardo Hombach, expresó que las próximas elecciones, tanto regionales como nacionales, no deberían realizarse si se llega a ellas con el mismo sistema electoral.

“Si es con el mismo equipo electoral, es mejor no hacer esas elecciones porque el pueblo ya no tiene confianza en él (sistema electoral)”, señaló Hombach, al ser consultado sobre la posibilidad de que el denunciado fraude de las elecciones municipales de noviembre de 2008 se repita en las elecciones en las regiones autónomas, programadas para marzo de 2010, y en los comicios presidenciales de 2011.

Hombach aseguró que la Iglesia Católica comparte la opinión de la mayoría del pueblo, referida a cambiar todas las estructuras del Consejo Supremo Electoral, CSE, porque éste “no tiene la capacidad moral ni administrativa” para realizar próximos procesos electorales.

El efecto más grave

El prelado de la Iglesia Católica recordó que la consecuencia más grave del denunciado fraude electoral es la congelación de la cooperación internacional, pues “Nicaragua, más en estos momentos, necesita de una mano amistosa que la ayude”, para lo cual puso como ejemplo la Cuenta Reto del Milenio, que en estos momentos se encuentra congelada por el gobierno de los Estados Unidos.

En momentos en que la sociedad civil y partidos políticos reiteraron su denuncia de fraude electoral por medio de una marcha con el lema “No hemos olvidado el fraude”, en la ciudad de Masaya, Hombach manifestó que la Iglesia Católica, al igual que todo el pueblo, no olvida el fraude electoral porque “no es ningún secreto”.

La Iglesia tampoco olvida

“No somos desmemoriados”, expresó, sin embargo, destacó que lo importante es que la sociedad y el gobierno aprendan de esa experiencia, más cuando Nicaragua es un país agobiado por la pobreza y con un Estado de Derecho “muy débil”.

El Movimiento por Nicaragua y la Unión Ciudadana por la Democracia organizaron una marcha en la cuidad de Masaya para advertir al gobierno y al CSE que no han olvidado el fraude electoral en los comicios de noviembre pasado. La marcha, que aglutinó a unas 800 personas, se realizó pacíficamente, aun cuando en el mismo municipio el partido de gobierno y autoridades del Ministerio de Educación convocaron a un acto masivo para declarar al departamento de Masaya libre de analfabetismo.

Hombach recordó que los intereses de la Iglesia Católica son que haya justicia y entendimiento entre todos los sectores de la sociedad.