•  |
  •  |
  • END

La decisión del presidente Daniel Ortega de suspender tres veces en un mismo día una cita concertada con el presidente de China Taiwan, Ma Ying-jeou, despertó indignación y agitó debates en diversos sectores de Taipei sobre la conveniencia de la relación a futuro de la isla con Nicaragua.

El pasado 1 de junio en San Salvador, Ortega canceló dos citas al presidente Ma y planteó postergar a altas horas de la noche el encuentro, pero la delegación de Taiwan canceló el evento por lo inconveniente de la hora, fijada por el presidente nicaragüense a las diez de la noche.

El evento, reconocido oficialmente por el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Oficina de Prensa de la Presidencia de Taipei, así como por la Embajada de China Taiwan en Nicaragua, agitó las aguas del nacionalismo chino que, según recogen los diarios locales de esa isla, provocó declaraciones tanto de políticos oficialistas, de oposición y sectores académicos y económicos, criticando al presidente asiático y exigiendo respeto.

Exigen hacer respetar dignidad

Tanto el diario independiente The Taipei Times, como el pro-gobierno periódico The China Post, informaron declaraciones y debates en esta semana sobre el gesto de Ortega y hasta exigieron del presidente Ma mayor fortaleza para hacer respetar la dignidad de Taiwan.

Ayer el diario The China Post, mediante un artículo del analista Joe Hung, propuso a Ma desistir de la visita a Panamá el próximo 1 de julio y cancelar la visita a Managua en esa misma gira.

La propuesta, según el analista del diario afín al partido de gobierno, el Kuomintang (Partido Nacionalista Chino), parte de la observación que la crisis financiera internacional también afecta a Taiwan y que por lo tanto debería buscar relaciones internacionales con países fuertes económicamente, como China Continental, y no “comprar lealtades diplomáticas mediante la política de la diplomacia del dólar”.

Del mismo modo miembros del aliado Partido Progresista Democrático y diputados de la Comisión de Defensa Nacional y Relaciones Externas se manifestaron desaprobando al presidente Ma por esperar hasta en dos ocasiones a que Ortega atendiera otros asuntos antes de entrevistarse con él. “Un desaire tal como el dado al presidente Ma no puede ser tolerado”, dijo un miembro del Congreso de Taiwan.

Otra visión en Managua

Mientras tanto, en Nicaragua la cooperación de la República de China Taiwan con el país no dependerá de una solución al fraude electoral de los comicios municipales de noviembre de 2008, denunciado por los representantes de los partidos políticos opositores, confirmó ayer el embajador de ese país, Chin Mu Wu.

Mu Wu dijo que “no hay ningún tipo de condiciones” para que Taiwan continúe su cooperación hacia Nicaragua, y más bien enfatizó que la visita del presidente Ma Ying-jeou al país, prevista para fines de este mes, es con el fin de fortalecer las relaciones bilaterales, sobre todo financiera, la cual, insistió, no tiene condiciones.

“Confiamos en las autoridades y en los ciudadanos nicaragüenses”, respondió el embajador de Taiwan al consultarle si la solución al problema del fraude electoral representaba un obstáculo para continuar con la ayuda a Nicaragua.

Además, aclaró que en la Embajada de Taiwan existe una sección técnica que da seguimiento al uso de los recursos que su país dona. Mu Wu aprovechó para elogiar el programa gubernamental nicaragüense “Hambre Cero”, al cual Taiwan contribuye financieramente.

Precisamente, las declaraciones del embajador Chin Mu Wu se dieron en el marco de una donación que hizo su gobierno, consistente en 8,000 dólares, destinados a cubrir parte de los costos en los que incurrirá el comité organizador del Décimo Foro de Integración y Desarrollo Turístico de Centroamérica y República Dominicana, impulsado por el Parlamento Centroamericano, Parlacén, a realizarse en la ciudad de Granada los días 22 y 23 de junio.