•  |
  •  |
  • END

Después de intensivos cabildeos y “rifirrafes” ocurridos ayer entre magistrados de la Corte Suprema de Justicia por acuerdo de Corte Plena, se dejó en el pasado los “feudos” que por años venían administrando los magistrados en los diferentes departamentos del país, los que ahora pasarán a manos del Consejo Nacional de Administración y Carrera Judicial.

Según el polémico punto número V del acuerdo de la última Corte Plena, “se concluye a partir de la presente fecha la atención a las regiones por parte de los honorables magistrados de este supremo tribunal, y de ahora en adelante, dicha atribución le corresponde únicamente al honorable Consejo Nacional de Administración y Carrera Judicial, tal como lo establecen los artículos 54 y 55 de la Normativa de la Carrera Judicial”.

Fuentes allegadas a la CSJ informaron que los más duros de convencer fueron los magistrados liberales, pues “los sandinistas son más disciplinados a lo que ordena su jefe, Daniel Ortega, y firmaron sin mayor problema, mientras que los liberales no querían soltar esa otra cuota de poder, que les mandaba a quitar su jefe Arnoldo Alemán”.

Además, se cancelan las comisiones aún existentes, como la de Registro Público, que al igual que las delegaciones departamentales, serán administradas por el Consejo.

La misma directiva

También se oficializó el nombramiento de las autoridades de la CSJ, donde todo quedó igual por quinta vez consecutiva: Manuel Martínez y Rafael Solís como presidente y vicepresidente, respectivamente, y el resto de las salas divididas entre las dos facciones partidarias.

La excepción fue la Sala de lo Contencioso Administrativo, donde fue nombrado presidente el magistrado liberal Damicis Sirias, en repuesto del fallecido magistrado Guillermo Selva.

Dicha sala quedó integrada por los magistrados sandinistas Francisco Rosales, Yadira Centeno y Juana Méndez. Ocasionalmente, integrarán las salas los magistrados liberales Sergio Cuarezma y Gabriel Rivera.