•  |
  •  |
  • END

Las pugnas por el control partidario en el Frente Sandinista de Liberación Nacional en el municipio de Jalapa, departamento de Nueva Segovia, revelaron el fraude electoral en ese municipio en el que según sus propias palabras, se vieron obligados a recurrir a una “victoria técnica”. Así lo afirma el Consejo Sandinista Departamental, que lo confiesa a través de una carta enviada al presidente de la República, Daniel Ortega, y a la primera dama Rosario Murillo el pasado 25 de febrero.

Según un documento facilitado por fuentes a EL NUEVO DIARIO, las diferencias entre los grupos por dirigir el partido llevaron a la destitución como secretario político del ex alcalde de Jalapa, Humberto Pérez Largaespada, a quien acusan de sectarista y manipulador y como culpable de la derrota del FSLN en ese municipio.

“Como efecto: (tenemos) el estancamiento de los resultados electorales en las elecciones municipales que ha permitido que de elección en elección el adversario se nos haya ido acercando en este municipio donde ha sido hegemónico el FSLN, llegando incluso en estas elecciones 2008 a tener que ganarlas de manera técnica”, explican en el documento firmado por el alcalde y la vicealcaldesa de Ocotal, diputados departamentales, delegados de instituciones de gobierno y el secretario político departamental, Octavio Álvarez Moreno
También participaron miembros de las estructuras del FSLN, que solicitaron la intervención de la Primera Dama, del presidente Ortega o de alguna delegación que comparezca a calmar los ánimos y arreglar los problemas que han llegado a un punto de “ebullición” en ese partido.

Comisión para calmar ánimos

“Acordamos: Solicitar lo inmediato posible un despacho de esta comisión con el comandante Daniel Ortega, la compañera Rosario Murillo Zambrana, o la comisión que ustedes designen, para aclarar más y buscarle salida a la crisis interna que vive el FSLN en el municipio de Jalapa”, se lee en el documento.

Las firmas presentes en el documento del alcalde de Ocotal, Carlos Efraín Norori, y de la vicealcaldesa Ignacia Matute Hernández, fueron corroboradas con documentos oficiales con invitaciones a eventos que enviará la comuna jalapeña a nuestro corresponsal Leoncio Vanegas.

Al parecer la exclusión entre un grupo y otro cuyas fuerzas parecen parejas han llevado a la desunión del partido gobernante en ese municipio. “De elección en elección cada vez se suman a la desmotivación política compañeros nuestros, muchos de ellos con experiencia política organizativa, debido al hermetismo y la exclusión del que han sido objeto”, señalan.

Largaespada, la oveja negra

A Pérez Largaespada también lo acusan de boicotear las movilizaciones de simpatizantes sandinistas a la celebración del triunfo de su partido en las elecciones de 2008 y en la llegada de ministros u otros funcionarios de gobierno. También de chantajear a través del alcalde electo, con designar a un liberal como secretario del Concejo.

Según los datos preliminares y los únicos publicados por el CSE, el FSLN ganó Jalapa con 10 mil 469 votos a 9 mil 570 del Partido Liberal Constitucionalista, PLC; la diferencia entre un partido y otro fue de 899 votos. De acuerdo con fuentes del Frente Sandinista que prefirieron el anonimato, la “victoria técnica” consistió en la retención de 1,200 cédulas de simpatizantes liberales.