•  |
  •  |
  • END

La navidad eterna de la familia presidencial fue completada ayer con un Santa Claus que le expresó al mandatario que no le pida más como regalo de pascuas la reelección presidencial, porque “este año se ha portado mal”.

Esta singular forma de reprocharle al gobierno sus acciones y arbitrariedades, fue parte de una protesta que realizaron los mismos jóvenes de las cabezas de chancho, quienes se han caracterizado por hacer protestas sorpresivas, para no correr el riesgo de ser atacados por los simpatizantes del gobierno.

La manifestación se realizó a las cuatro de la tarde, en la Rotonda “Jean Paul Genie”, donde casualmente está ubicado uno de los costosos árboles de navidad del 30 aniversario de la Revolución Sandinista.

Los muchachos, entre 18 y 25 años, en su mayoría hombres, se presentaron con máscaras de Santa Claus, uno de ellos disfrazado con la tradicional vestimenta de este personaje navideño y con pancartas que algunas de ellas decían: “Roberto Rivas, tuviste también algo que ver con el fraude de Irán. No más fraude”, en alusión a lo que ocurre en Irán, donde la oposición denuncia un fraude electoral.

Constituyen Unión Nacional de Jóvenes

Sin embargo, antes de esta singular manifestación, estos jóvenes hicieron un llamado a todos los organismos juveniles, críticos a las arbitrariedades del gobierno, para que sumen fuerzas y se agrupen en un mismo movimiento.

“Nosotros, jóvenes de diferentes procedencias sociales y políticas, hemos decidido constituirnos en la Unión Nacional de Jóvenes (UNJ)”, indica el manifiesto aprobado por organismos como el grupo “No”; juventud del Partido Liberal Independiente, PLI; Puente; Juventud Democrática Nicaragüense, entre otras agrupaciones de jóvenes, algunos de ellos procedentes de Nagarote y León que asistieron a la singular protesta.