•  |
  •  |
  • END

Las descalificaciones y epítetos entre la clase política se han vuelto una constante. Los diputados Wilfredo Navarro y Wálmaro Gutiérrez intercambiaron calificativos; mientras Navarro se refirió al presidente Daniel Ortega y a la bancada sandinista como “Alí Babá y los 40 ladrones”; Gutiérrez llamó “miopes políticos” a los diputados de la oposición, por pretender modificar el presupuesto de 2008.

Según Gutiérrez, la propuesta de los 52 diputados opositores de trasladar los casi 400 millones de córdobas del programa “Hambre Cero” a las alcaldías del país “sólo demuestra la miopía política de los diputados, pues le quieren quitar a quienes no tienen nada, para darle a los que tienen algo”.

Gutiérrez considera inviable la posibilidad de trasladar recursos financieros del presupuesto de otras entidades estatales para aumentar en un 20 por ciento el salario de los maestros, trabajadores de la salud, policías y efectivos del Ejército de Nicaragua.

El diputado sandinista insistió en descalificar a sus colegas de quienes dijo “tienen una visión obtusa” de la realidad para proponer ese tipo de modificaciones que, según Gutiérrez, afectará el programa económico del gobierno.

Mentirosos
En tanto, Wilfredo Navarro, diputado por el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y primer secretario del Parlamento, insistió en las reformas al presupuesto y llamó mentirosos a los diputados oficialistas y funcionarios del gobierno sandinista, al proclamar que las modificaciones que impulsarán perjudiquen las metas económicas y el programa macroeconómico del gobierno con el Fondo Monetario Internacional, FMI.

El altercado llegó al punto de que Navarro recordó que los 52 diputados de la oposición no asistirán el próximo 10 de enero a la sesión solemne de la Asamblea Nacional, durante la cual el presidente Daniel Ortega presentará su informe anual.