Leoncio Vanegas
  •  |
  •  |
  • END

DIPILTO, NUEVA SEGOVIA

Los Consejos del Poder Ciudadano, conocidos como CPC, de seis comarcas de este municipio, decidieron poner a prueba hasta dónde son verdaderas las atiborradas consignas del presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra, sobre que “el pueblo es presidente”, al enfrentar a las autoridades departamentales del Sistema Local de Atención Integral en Salud, Silais-Minsa, por un conflicto entre la directora del Silais del municipio, Delia González, y la encargada del puesto de salud de Las Manos, Yohanna Zelaya.

Según se expuso en una asamblea del último miércoles, donde asistió más de un centenar de comunitarios, los CPC solicitaron al ministro del Minsa, Guillermo González, la plaza para la médica Zelaya, quien es nativa del lugar y le reconocen su alto desempeño, y por tal se facultan de quitarla o mantenerla en el cargo.

La población y los miembros del gabinete de los CPC rechazan la medida y hasta desafían al partido gobernante, que ha pretendido controlar la toma de decisiones de los CPC, y sobre el caso, acate la orden de traslado de Zelaya a otro territorio.

Resienten calificativos de su dirigente

“Es aquí donde vamos a ver si en la realidad los dirigentes que ha nombrado el comandante (Ortega) para que dirijan en los municipios, le van a dar pase a los gabinetes del Poder Ciudadano”, retó Marcio Ruiz, encargado de “comunicación y ciudadanía” de los gabinetes de los CPC en Las Manos.

Una fila de opiniones favorables a Zelaya se escuchó en la agitada asamblea de los CPC del último miércoles. Los CPC también manifestaron su resentimiento con Raúl Heberto Gómez, Secretario Político y delegado del poder ciudadano en Dipilto, por haberles calificado de “cuatro gatos”, refiriéndose a las 19 personas que realizaron la primera reunión para analizar la decisión de la dirección del Silais departamental y los llamados con copia al expediente laboral de Zelaya.

Los dirigentes orteguistas les manifestaron que los CPC del municipio andaban perdidos respecto a su papel en la gestión local. “Eso me dolió, porque entonces eso quiere decir que a nosotros nos están utilizando como escalera”, resintió Mercedes Mendoza, de la directiva orteguista en el municipio, y agregó que por su posición no le importaba que la expulsaran de la instancia partidaria, porque al fin “continuaré siendo una sandinista”.

Las dos van de viaje

EL NUEVO DIARIO trató de obtener la versión de la doctora González, pero personal del centro de salud dijo que era imposible que se nos atendiera porque ella se encontraba en una reunión en la alcaldía, por el asunto de un proyecto.

Reyes, por su parte, dijo que se había tomado la decisión de remover a las dos profesionales “peleadas”, pero que todavía se analizaba. Los CPC volvieron a convocar a la población a otra asamblea para este sábado, para ratificar su rechazo a la determinación institucional.