•  |
  •  |
  • END

El presidente del Banco Central de Nicaragua, BCN, Antenor Rosales Bolaños, defendió ayer la iniciativa de Ley Orgánica de esa institución financiera, alegando la necesidad de adecuarla a “los nuevos tiempos”. Así, por ejemplo, señaló la necesidad de que el Consejo Directivo del BCN tenga la potestad absoluta para establecer el mecanismo de cálculo del “encaje legal”, que es el monto mínimo que se exige a los bancos privados para operar conforme a su capital.

“El encaje legal, según la ley actual, debe establecerse a partir de los depósitos y obligaciones del banco adquiridos en la semana anterior, eso limita la capacidad que tiene el Banco Central para hacer política monetaria”, explicó Rosales.

Agregó que la reforma va precisamente dirigida a que “la metodología a usar para el establecimiento del encaje legal la dicte el Consejo Directivo del Banco Central; eso técnicamente resuelve el problema y ayuda a fortalecer la institucionalidad del BCN”.

Adiós a la firma del ministro de Hacienda

Por otra parte, Rosales dijo que las actuaciones del BCN, en la nueva ley, quedan sujetas al control que pueda ejercer la Contraloría General de la República, excepto en lo concerniente a la política monetaria y cambiaria.

En el caso de la firma de los billetes, restringida ahora a la exclusividad del presidente y del gerente general del BCN, Rosales señaló que con la aprobación de la Ley Orgánica del BCN vigente se derogó la Ley Monetaria, en lo concerniente a que ya no se necesita de la firma del Ministro de Hacienda y Crédito Público.

En otro ámbito de la ley, Rosales defendió la facultad del BCN para suscribir acuerdos en temas financieros, como créditos, sin necesidad de atenerse a la Ley de Deuda Pública, pues igual está establecido en la actual Ley Orgánica.

Esperar reforma

En torno a la reforma presupuestaria, el Presidente del Banco Central prefirió esperar que el presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra, envíe la propuesta oficial a la Asamblea Nacional.

Sin embargo, recordó que la reforma presupuestaria es una de las exigencias para mantenerse dentro del Programa con el Fondo Monetario Internacional, FMI. La reforma presupuestaria debe aprobarse antes del 31 de julio próximo.

Rosales no quiso adelantar el monto aproximado que significará la reforma presupuestaria.