•  |
  •  |
  • END

El presidente Daniel Ortega dejó entrever ayer la difícil situación que atraviesa al país por no haber cumplido a cabalidad con las condicionalidades del Fondo Monetario Internacional, FMI, entre ellas la aprobación de una reforma presupuestaria.

“No llegar a acuerdos con el Fondo (Monetario Internacional) paraliza todo”, dijo Ortega durante la VI Cumbre Extraordinaria de la Alternativa Bolivariana para las Américas, ALBA, donde Ecuador se adhirió como miembro.

A inicios de julio llega al país la misión del FMI que verificará si el gobierno del FSLN ha cumplido con una serie de requisitos para continuar con el programa. Entre las condicionalidades está una nueva reforma al Presupuesto General de la República 2009, cuya iniciativa llegó ayer a la Asamblea Nacional con carácter de urgencia.

Esperanzas en el FMI

El gobierno busca que el FMI desembolse 35 millones de dólares para paliar el déficit presupuestario que dejó la suspensión de la ayuda líquida que daba la Unión Europea, y la baja en las recaudaciones.

La administración de Ortega necesita también que la Asamblea Nacional apruebe una reforma tributaria que reduzca las exoneraciones fiscales no productivas y una ley para fortalecer el Seguro Social.

“Ni siquiera son capaces de cumplir con los que se han comprometido en estos momentos de crisis”, dijo Ortega refiriéndose al FMI.

Nuevamente contra EU

El mandatario otra vez criticó el pago de las confiscaciones a ciudadanos estadounidenses. “Nicaragua no puede acceder a créditos normales, se le impone el pago de una deuda”, dijo Ortega, refiriéndose al waiver, la dispensa que da el gobierno estadounidense cada año.

“Estados Unidos dice que hay que pagarle por propiedades que fueron confiscadas, de igual manera sucede lo mismo con los miembros de la genocida Guardia, les dieron la ciudadanía norteamericana”, prosiguió.

De acuerdo con datos oficiales, hasta el momento se han pagado 1 mil 200 millones de dólares en indemnizaciones, de los cuales 24 millones 560 mil dólares han sido abonados en su gobierno. Sin embargo, Ortega aduce que las personas a quienes Nicaragua está pagando no eran ciudadanos estadounidenses al momento de las confiscaciones.

Ortega llegó a Venezuela en un avión en el que también viajó su hija, nueras, yerno y nietos. La agencia de prensa china Xinhua identificó al hijo mayor de Ortega, Rafael Ortega, como asesor de asuntos internacionales.