•  |
  •  |
  • END

Amordazados con llamativos pañuelos de intenso rojo, se plantó ayer un grupo de al menos 30 jóvenes frente a la Embajada de Venezuela en Nicaragua para expresar su solidaridad con los medios de comunicación independientes de ese país que han sido cerrados por el gobierno del presidente venezolano Hugo Chávez.

“No más represión, sí a la libertad de expresión”, se leía en una de las pancartas que mantenían levantadas sobre sus cabezas estos muchachos.

“Llevamos mordazas en solidaridad con el pueblo oprimido de Venezuela”, explicó uno de ellos durante la protesta llamada “Un mundo sin mordaza”. Luego se las quitaron y las lanzaron en señal de que la libertad de expresión debe imperar.

Los jóvenes intentaron entregar una carta a los diplomáticos de la embajada venezolana, pero según ellos, la Policía lo evitó. Los muchachos explicaron en una nota de prensa que no se atrevieron a acercarse más a la sede porque un vehículo con trabajadores del Estado y del Frente Nacional de los Trabajadores los estaba esperando.

UNJ expresa solidaridad con Aburto

En otro manifiesto, los miembros de la Unión Nacional de Jóvenes, UNJ, a través de un comunicado de prensa, también se solidarizaron con el propietario de radio “La Ley”, Santiago Aburto, y rechazaron rotundamente la “medida dictatorial tomada por el gobierno” de cancelar la radio.

Estos muchachos, que son los mismos de las protestas de las cabezas de chanchos y del Santa Claus, expresaron que ésta es “una muestra más de que en Nicaragua se pretende instalar una nueva dictadura”.

La UNJ está conformada por la Juventud Democrática, el Movimiento por la Nicaragua Linda, juventudes de partidos políticos democráticos, redes locales de Nagarote, León, Granada y Masaya, Organización Juvenil Autónoma de León y el movimiento Puente.