•  |
  •  |
  • END

Fracasó ayer la reunión de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, convocada por su presidente, René Núñez Téllez, con el fin de incluir en la agenda parlamentaria el desafuero del diputado Eduardo Montealegre Rivas. A la cita sólo llegó la segunda secretaria, Alba Palacios Benavides, por lo que el encuentro debió suspenderse.

Fuentes legislativas señalaron que Palacios fue obligada a suspender su visita en Washington y regresar a Nicaragua para lograr el quórum de reunión, lo que, sin embargo, no se logró.

El martes, el primer vicepresidente del Parlamento, Oscar Moncada Reyes, anunció su inasistencia a la cita alegando que se enfermaría; mientras tanto, el segundo vicepresidente, Carlos García Bonilla, llegó a la sala de reuniones de la directiva y al no ver a ninguno de los otros miembros, optó por retirarse. En todo caso, García y Moncada se oponen a abrir el proceso de desafuero contra Montealegre.

El resto de miembros de la directiva se encuentra fuera del país. El primer secretario, Wilfredo Navarro Moreira, y el tercer secretario, Alejandro Ruiz Jirón, viajaron desde el pasado domingo a Cuba; mientras que el tercer vicepresidente, Juan Ramón Jiménez, también está fuera del país.

Próxima cita el lunes

La cita de la directiva fue reprogramada por el presidente del Parlamento, René Núñez Téllez, para el próximo lunes a las 9:00 de la mañana; además, convocó a los diputados para sesionar la próxima semana.

Se espera que en la reunión de Junta Directiva del próximo lunes se incluya en la agenda la iniciativa de reforma presupuestaria que envió el presidente de la República, Daniel Ortega, con trámite de urgencia.

El jefe de bancada de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, Ramiro Silva Gutiérrez, dijo que el receso parlamentario, previsto a iniciar el tres de julio, podría posponerse hasta el 15 del mismo mes, pero ése es un tema que también deberá abordar la Junta Directiva.

De momento, el interés de la bancada del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, se centra en la apertura del proceso de desafuero de Montealegre, que implica la conformación de la comisión especial, además de la aprobación de la reforma presupuestaria, considerando de que debe estar lista antes de la llegada al país de la misión evaluadora del Fondo Monetario Internacional, FMI.