•  |
  •  |
  • END

El presidente Daniel Ortega incumple con la Constitución al no someter a los embajadores nombrados a partir de enero del año pasado a la ratificación de la Asamblea Nacional, tal como quedó estipulado en la última reforma a la Carta Magna.

Este mes el mandatario nombró a Ramón Enrique Leets Castillo como embajador ante el gobierno de San Cristóbal y Nieves a través del Acuerdo Presidencial 104-2009, publicado en la Gaceta 110.

En la Gaceta 107 nombró también a Carlos Enrique Corea Lacayo como embajador en misión especial ante la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), con sede en París.

La diputada Jamileth Bonilla, miembro de la Comisión del Exterior y quien la presidió en la anterior legislatura, explica que el principal impedimento que tiene el Parlamento para obligar al Ejecutivo a ratificar a los embajadores es que no existe un reglamento, aunque nada en la Constitución se reglamenta.

Cancillería incumple

Según Bonilla, cuando esta comisión pidió a la Cancillería la lista de embajadores para ratificar, el canciller Samuel Santos alegó que debían esperar el plácet del gobierno donde representarán al país, pues de nada serviría la ratificación previa.

“Dijeron que no tenían el beneplácito del país y que de nada serviría”, expresó Bonilla, refiriéndose a la respuesta de la Cancillería, que el año pasado supuestamente no hizo ningún nombramiento.

La reforma constitucional que entró en vigencia a inicios de 2008 establece que la Asamblea Nacional tiene la facultad de ratificar embajadores, directores de entes autónomos, ministros y viceministros.

Contempla también destituirlos en caso de negarse a comparecer cuando sean interpelados, o cuando no estén satisfechos con su gestión. Para la ratificación o destitución se precisa de una votación cualificada de 56 diputados.

Aguirre desinformado

El actual presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores, Francisco Aguirre, cree que “el gobierno tendrá que enviar a ratificar a los embajadores”.

“No pueden prescindir de un embajador en Washington eternamente, y sé que el gobierno está interesado en nombrar embajadores en otros países o cambiarlos, pero aún no ha hecho cambios. Creo que el gobierno está consciente de esa obligación constitucional y la va a respetar”, añadió.

El Ejecutivo nombró este año como embajador en misión especial al ex primer ministro de Tailandia, Thaksin Shinawatra, prófugo de la justicia y acusado en su país por perturbación pública, amenaza de violencia y atentado a la paz social.


(Con la colaboración de Ary Pantoja)