Ary Pantoja
  • |
  • |
  • END

El Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, tratará esta semana de juntar los votos necesarios en la Asamblea Nacional para aprobar la reforma presupuestaria y el decreto de ratificación del Convenio Constitutivo del Banco del Alba. Ambas iniciativas fueron enviadas al Poder Legislativo la semana pasada y con trámite de urgencia por el Presidente de la República, Daniel Ortega.

Ambos temas son prioritarios para el gobierno, considerando que ésta es la última semana de sesiones plenarias en el Parlamento, previo al receso legislativo de 30 días previsto a comenzar el próximo lunes.

Los miembros de la Junta Directiva del Parlamento están convocados para hoy a una reunión, con el fin de definir la agenda semanal. Los dos directivos del Frente Sandinista también estarían interesados en conformar, y presentar al Plenario, la Comisión Especial que analice el levantamiento de la inmunidad del diputado Eduardo Montealegre Rivas, para que enfrente el juicio por el caso de los Cenis.

Reforma es prioritaria

Sin embargo, la prioridad para el partido de gobierno es la reforma presupuestaria que reduce drásticamente el gasto en 2,594 millones de córdobas. La modificación es una condición necesaria para continuar con el programa económico con el Fondo Monetario Internacional, FMI.

Mientras tanto, el gobierno también envió a la Asamblea Nacional con trámite de urgencia el decreto de ratificación del Convenio Constitutivo del Banco del Alba, Balba, el mismo día que presentó la propuesta de reforma al Presupuesto 2009.

El Convenio Constitutivo del Balba establece, entre otras cosas, la inmunidad para sus bienes y funcionarios, y exoneraciones y exenciones de impuestos; así como la restricción para que la institución bancaria sea sometida a los controles internos del país.

Aunque no existen aún opiniones de los diputados respecto de ambos temas, los legisladores sí han expresado su oposición por la manera en que el Presidente Daniel Ortega ha “abusado” de la figura del trámite de urgencia para que sus iniciativas sean aprobadas por el Parlamento.