• |
  • |
  • AFP

Los países miembros de la Alianza Bolivariana de las Américas, ALBA, acordaron hoy "retirar a sus embajadores" de Honduras en represalia por el golpe perpetrado ayer contra el presidente Manuel Zelaya, según un comunicado oficial difundido en Managua.

Asimismo, el bloque de países latinomericanos sólo reconocerá al personal diplomático designado por Zelaya y "bajo ningún concepto se acreditará a personal designado por los usurpadores", añade la declaración leída por el canciller de Ecuador, Falder Falconi. La medida será efectiva mientras el presidente Zelaya no sea restituido en su cargo, señala la declaración.

Los miembros del ALBA, que a partir de hoy están en sesión permanente por la situación política de Honduras, animaron a los distintos sistemas de integración del continente como Caricom, La Organización de Naciones Unidas, ONU y la Organización de Estados Americanos, OEA, a proceder en iguales términos ante los "usurpadores" del gobierno hondureño e instaron a la comunidad internacional a aplicar "sanciones ejemplares" que contribuyan a hacer efectiva la restitución del orden constitucional en Honduras.

Los países del Alba afirmaron que las medidas tienen como objetivo que las "graves violaciones y crímenes" no queden impunes y sentenciaron que el único camino que les queda a los golpistas es deponer su actitud y garantizar el retorno incondicional de Zelaya al gobierno.

El Consejo Presidencial para los Pueblos de América, conformado por los presidentes del ALBA, también decidieron continuar los programas de cooperación en Honduras pero exigieron medidas sancionatorias ejemplares contra el gobierno de facto. "Les aseguramos que juntos conquistaremos la victoria en Honduras (...) será imposible burlar la justicia internacional", señala la resolución en la que se invocan los tres primeros artículos de la Constitución Política hondureña, uno de los cuales establece que nadie debe obediencia al gobierno que llega a través de medios usurpadores.

La decisión de retirar a los diplomáticos se adoptó en una sesión extraordinaria del grupo, que inició anoche y a la que asisten los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez; de Ecuador, Rafael Correa; de Bolivia, Evo Morales; de Honduras, Manuel Zelaya, el anfitrión Daniel Ortega y el canciller cubano Bruno Rodríguez.

Con la colaboración de Matilde Córdoba