• |
  • |
  • END

El presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, regresará a Tegucigalpa este jueves luego de partir hoy hacia Estados Unidos, donde visitará la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Organización de Naciones Unidas (ONU) para solicitar mayor respaldo luego de haber sufrido un golpe de Estado, que ayer fue condenado unánimemente por los mandatarios de la región, quienes mediante distintas resoluciones dejaron a Honduras prácticamente aislada como medida de presión para que Zelaya sea restituido.

Zelaya, quien fue expulsado hacia Costa Rica el domingo pasado, regresará a su país “con la protección de la Sangre de Cristo” y acompañado por el secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, y de algunos presidentes amigos, que no especificó, “para cumplir con su mandato de cuatro años” que concluye en enero de 2010.

Chávez le aconseja hablar con Obama

Durante la Reunión Extraordinaria de los miembros de la Cumbre de Río realizada ayer en Managua, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, recomendó a Zelaya ir a Washington para buscar el apoyo del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien según Chávez, “puede hacer un esfuerzo mayor”.

A pesar de que por la mañana los países miembros de la Alternativa Bolivariana para las Américas (Alba) acordaron continuar con los programas en Honduras, por la tarde Chávez anunció que convocará una reunión de Petrocaribe y que no enviará más petróleo a precios concesionales a Honduras mientras Zelaya no regrese a la Presidencia de ese país.

Piden restitución inmediata

La Declaración de Jefes de Estado y de Gobierno del Grupo de Río condena el golpe de Estado, respalda a Zelaya y exige su restitución “inmediata e incondicional” en el cargo.

“Que el único gobierno legítimo de la República de Honduras es el encabezado por el presidente constitucional Manuel Zelaya, electo por la soberanía popular a través de las urnas, por lo cual reconocemos como únicos representantes diplomáticos de Honduras a los designados por el presidente Zelaya”, contiene la resolución.

A la reunión asistieron los mandatarios de Bolivia, Evo Morales; de Ecuador, Rafael Correa, de Cuba, Raúl Castro, de Costa Rica, Óscar Arias, de Panamá, Martín Torrijos, de República Dominicana, Leonel Fernández, de El Salvador, Mauricio Funes, de Guatemala, Álvaro Colom, de Venezuela, Hugo Chávez, y el presidente rotativo de este grupo, el mexicano Felipe Calderón.

También hubo representación de Brasil, Colombia, Paraguay y estuvieron los primeros ministros de Antigua y Barbuda y de Belice, Baldwin Spencer y Dean Barrow, respectivamente.

Lula y Bachelet retiran embajadores

Mientras se efectuaba la reunión, convocada de urgencia para respaldar a Zelaya, éste recibió una llamada del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, quien al igual que su homóloga chilena, Michelle Bachelet, y que Calderón, retiró a los embajadores acreditados en Honduras.

La Comisaria Europea de Relaciones Exteriores y Política de Vecindad, Benita Ferrero-Waldner, emitió ayer un comunicado lamentando el golpe de Estado. “Instamos a todas las partes involucradas a resolver sus diferencias de manera pacífica, con total respeto al marco legal del país, y a entablar rápidamente el diálogo, en interés de la paz y estabilidad en Honduras”, expresa el comunicado.

Raúl Castro sospecha de EU y Chávez habla de derrocar

Sin embargo, Chávez y el presidente de Cuba, Raúl Castro, insistieron en que “no debe haber negociaciones”. Ambos mandatarios dejaron entrever que Estados Unidos podría estar tras el golpe de Estado.

“Los golpes no respiran sin el apoyo de Estados Unidos”, aseguró Castro, quien llegó por primera vez al país desde que Ortega está por segunda vez en el poder, mientras Chávez se preguntó “¿hasta dónde está la mano de la CIA metida aquí?”

El mandatario venezolano aseguró que hará “todo lo posible para derrocar al gobierno usurpador por todas las vías posibles”, incluso la armada, una medida que no fue bien vista por el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, quien en declaraciones a los periodistas dijo que Chávez “habló en sentido figurado”.