Leyla Jarquín
  • |
  • |
  • END

Organizaciones de la sociedad civil condenaron el golpe de Estado en contra del gobierno del presidente Manuel Zelaya por parte de las fuerzas armadas de ese país, sin embargo, lamentaron que las actuaciones de Zelaya hayan desembocado en la ruptura del orden institucional de Honduras y calificaron de hipócrita la posición del presidente Daniel Ortega, cuando en Nicaragua hay una denuncia de fraude electoral.

Por un lado, deploran y condenan el secuestro y expulsión de Zelaya, pues “el uso de las fuerzas armadas ya no cabe en Centroamérica bajo ninguna circunstancia”, y por otro lamentan que las actuaciones del presidente Manuel Zelaya “hayan desembocado en la ruptura del orden constitucional y de gobernabilidad de Honduras”, alegando que no puede permitir que ningún presidente ejerza su cargo por encima de la Constitución y las leyes de su país.

Este domingo se realizaría una consulta nacional impulsada por Zelaya para conocer la opinión de la población sobre la inclusión de una cuarta urna en las elecciones presidenciales del próximo 29 de noviembre, la cual buscaría convocar a una Asamblea Constituyente con miras a permitir la reelección.

Gobiernos no pueden pasar por encima de la ley

“Reafirmamos que las fragilidades de la democracia solo se deben resolver a través de mecanismo democráticos”, se lee en un comunicado de las organizaciones civiles, entre las que se encuentras el Movimiento por Nicaragua, MpN, el Movimiento Autónomo de Mujeres, la Fundación Violeta Barrios de Chamorro y el Grupo 9, que está conformado por 13 alcaldes legítimamente electos en las pasadas elecciones municipales.

“Estas cosas suceden cuando los gobernantes creen que pueden pasar por encima de la Constitución y las leyes y por eso lo vinculamos con el caso de Nicaragua, porque hemos advertido que hace seis meses hay unos 40 alcaldes que fueron elegidos por voluntad popular a los cuales no se les ha respetado su elección ni se ha respetado el voto de los nicaragüenses”, expresó Violeta Granera, del MpN.

Las organizaciones aprovecharon para calificar de hipócrita y cínica la posición del presidente Ortega y del Consejo Supremo Electoral frente a la ruptura del orden institucional en Honduras, “ignorando que nuestro pueblo continúa demandando que los principios de Estado de Derecho y de respeto a la voluntad popular expresada a través de voto sean revisados”.